Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Aznar avisa contra las fuerzas que quieren destruir España confluyen en torno al relato que justifica la violencia

Dive que "vuelven los falsos profetas, terroristas convictos" y dice que si Leopoldo López hubiera nacido en España le habría matado ETA
El presidente de FAES y expresidente del Gobierno, José María Aznar, ha apostado por un "proyecto útil" para España "definido como una gran síntesis liberal-conservadora" que "tantos beneficios ha rendido a las sociedades europeas" y que debe ser "resultado de un debate profundo".
Además, ha advertido de que "vuelven los falsos profetas, terroristas convictos que se quieren hacer pasar por pacificadores", en alusión al secretario general de Sortu, Arnaldo Otegi, excarcelado esta semana.
Aznar se ha referido en estos términos en el acto de entrega del Premio Gregorio Ordóñez 2015 al opositor venezolano en prisión Leopoldo López desarrollado en San Sebastián. El galardón lo han recogido sus padres, Leopoldo López Gil y Antonietta Mendoza.
Al acto han acudido, entre otros, la directora del Instituto de la Memoria del Gobierno vasco, Aintzane Ezenarro, el delegado del Gobierno en el País Vasco, Carlos Urquijo, dirigentes del PP como Borja Sémper o Iñaki Oyarzábal, su juntero en Guipúzcoa Juan Carlos Cano, la presidenta de Covite, Consuelo Ordóñez, y el presidente de la Federación One of Us, Jaime Mayor Oreja, además de la viuda de Ordóñez, dirigente popular asesinado por ETA en 1995.
Durante su discurso, Aznar ha advertido de "la sensación de fatalidad" que hoy "se manifiesta en el pesimismo, en el retorno de la creencia de un país ingobernable", o que se muestra "en la resignación ante un supuesto destino inevitable que nos hará caer en el destrozo social, económico y político de la extrema izquierda populista", en alusión a Podemos.
LA EXTREMA IZQUIERDA POPULISTA Y TOTALITARIA
En este sentido, ha afirmado que se trata de "esa extrema izquierda populista y totalitaria, que es la culpable de que personas como Leopoldo López se encuentren amenazadas, perseguidas y encarceladas, y que es la culpable de que un país como Venezuela haya descendido a niveles insoportables de carencias para la población, violencia y quiebra social e institucional".
No obstante, ha mostrado su "confianza en el país, en una sociedad como la española, moderna y responsable, que no está, en absoluto, condenada a vivir atenazada por el discurso del antagonismo social y seducida por los crueles espejismos de la demagogia".
"Esa sociedad, ese país merece un proyecto político útil, definido como una gran síntesis liberal conservadora que tantos beneficios han rendido a las sociedades europeas, una síntesis que es de ideas y de personas, que ha de ser el resultado de un debate profundo", ha añadido.
A su juicio, ese debate "tiene que señalar el camino de un proyecto político renovador para el reencuentro para una sociedad que plantea nuevas exigencias, un proyecto político que no puede abandonar la vanguardia social porque es el que cree en las personas y sus decisiones como motor de la prosperidad, que debe anclar sus posiciones en la libertad y en la responsabilidad, en el compromiso con los ciudadanos, con sus derechos y sus oportunidades".
TERRORISMO
El expresidente del Gobierno ha advertido de que "vuelven los falsos profetas, terroristas convictos que se quieren hacer pasar por pacificadores". Además, ha señalado que "no existe ningún provecho social en la falsificación de la historia, aunque a algunos les sirva para blanquear un pasado negro de complicidades y de silencios".
"No podemos llamar paz al arreglo que convierte a los asesinados en obstáculos a la convivencia y sus asesinos en modelos de compromiso social", ha aseverado.
A su juicio, "no se puede aceptar esa manipulación obscena sobre lo que verdaderamente ocurre y sobre sus únicos responsables". "Ésa es la tarea que la causa de la libertad demanda hoy en nosotros", ha apuntado.
José María Aznar ha señalado que es una obligación "desenmascarar a los enemigos de la libertad, separar a los que han hecho todo por asegurar la democracia de los que hacen todo cuanto pueden por destruirla".
"Porque vuelven falsos profetas, terroristas convictos que se quieren hacer pasar por pacificadores y aún cometerán la obscenidad de intentar compararse con los que han sufrido la cárcel por su compromiso con la libertad, como Leopoldo López", ha destacado.
En este sentido, ha subrayado que, si López "hubiera nacido aquí y hubiera dado aquí la batalla por las mismas convicciones que le mantienen en una cárcel de Caracas, hoy no estaríamos exigiendo su libertad, hoy estaríamos recordando su muerte a manos de los mismos que mataron a Gregorio Ordóñez".
Aznar ha afirmado que los terroristas de ETA "siempre están dispuestos a volver a su camino de destrucción de la convivencia", a retomar "su proyecto de imposición totalitaria del sectarismo" y también a "hacer un nuevo gesto de desprecio y humillación a la memoria de sus víctimas", por lo que hay que tener claro que el que "los enemigos de la libertad paguen por sus crímenes, no los convierte en inocentes". "El cumplimiento de su pena no es el precio con el que han comprado su delito", ha advertido.
El expresidente del Gobierno ha señalado que "nunca" se aceptará "la manipulación obscena" sobre lo ocurrido y sus "únicos responsables", y ha afirmado que la democracia exige "respeto en los medios y en los fines", y tiene, "ya no el derecho, sino la obligación de defenderse, incluso preventivamente", de quienes declaran su pretensión de "faltar el respeto a las reglas de la democracia".
"Hoy en España, en torno al relato con el que se ha querido justificar la violencia terrorista, confluyen todas las fuerzas que quieren destruir el sistema democrático", ha asegurado, para precisar que éstas "abominan de la Constitución y buscan o aceptan la destrucción e integridad de la nación". "Les une la idea de que la violencia forma parte de la política", ha manifestado.
En este sentido, ha indicado que "se puede mirar a otra parte y seguir en juegos tácticos o irresponsables o hablar seriamente de cómo responder al desafío crucial".
A su entender, es "inconcebible la normalización de la apología de la represión que se ha producido en la política española", que se inició "con la quiebra de los consensos políticos que permitieron situar al terrorismo etarra al borde de su derrota completa y que, desde entonces, ha adquirido una presencia social renovada".
"TERRORISMO DE ESTADO"
El padre de Leopoldo López, visiblemente emocionado, ha lamentado que su hijo no ha podido recoger en persona este reconocimiento porque "está entre rejas". Además, ha señalado que "Leopoldo es víctima del terrorismo de Estado" en Venezuela.
López Gil ha acusado a Hugo Chávez de "imponer este terrorismo" para que "nadie le llevara la contraria" y ha asegurado que su sucesor, Nicolás Maduro, "fue peor, mandó a dispararle a su pueblo cuando protestaba pacíficamente".
"43.000 muertos, más de 17.000 detenidos, la mayoría estudiantes, todavía hoy casi un centenar de presos, la mayoría como los policías que llevan ya 12 años sin juicio, otros con condenas inadecuadamente, como López, 14 años. La mayoría ni han visto juicios, que son una farsa, porque parte del terrorismo de Estado es controlar los tribunales", ha denunciado.
Por otro lado, ha comparado a su hijo y Ordóñez, ya que los dos trabajaron para "servir al público y convencer a la gente con sus ideas, sus discursos, pacíficamente", desde "el amor por el prójimo". "Jamás un terrorista se podrá llamar patriota porque los patriotas, por encima de todo, quieren lo mejor para su prójimo", ha concluido.