Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Aznar pide no aceptar el "órdago" de Mas como "base de diálogo" porque supondría "deshacer el acuerdo democrático

Ve "ridícula" la reforma la Constitución del PSOE y avisa que el nacionalismo quiere hacer a España "responsable de la frustración"
El expresidente del Gobierno José María Aznar ha pedido este jueves no dar "pábulo" al soberanismo catalán ni aceptar el "órdago" del presidente de la Generalitat, Artur Mas, como "base de diálogo" porque entonces se estaría "deshaciendo el acuerdo democrático". Tras advertir de que el nacionalismo quiere ahora hacer a España "responsable de la frustración", ha dicho que se necesita "la mejor política" para "renovar la invitación a la concordia dentro de la ley".
Durante el acto de entrega del V Premio FAES de la Libertad al ensayista e historiador mexicano Enrique Krauze, que se ha celebrado en el Palacio de Cibeles, Aznar ha recalcado que el diálogo con el nacionalismo "identitario" ha de comenzar por decirle "con claridad cristalina" que sus actos y sus propósitos "no sólo vulneran" el modelo constitucional de organización territorial del Estado sino que "lesionan de manera inaceptable los derechos de los ciudadanos".
"Si diéramos pábulo a esos extravíos del fanatismo, si acogiéramos la política del órdago como base de diálogo, no abriríamos ninguna operación de reforma sino que estaríamos deshaciendo nuestro acuerdo democrático. Y el fracaso estaría asegurado", ha advertido el expresidente, para subrayar que el nacionalismo pretende "poner fin al éxito de España".
CATALUÑA, UN "PAISAJE DE RUPTURA Y DIVISIÓN"
El expresidente, que ha acusado al soberanismo catalán de querer actuar de "manera antidemocrática e ilegal" con el referéndum, ha indicado que Cataluña es "hoy" un "paisaje de ruptura, de división y de frustración". "Ésta es la gran obra del nacionalismo, su extraordinario éxito: romper, dividir y frustrar", ha aseverado.
En este sentido, ha insistido en que Cataluña no ha ganado nada ni ha mejorado nada que no sea "profundizar las fracturas". "El nacionalismo ha querido hacer de España la víctima de la ruptura y ahora quiere hacerle responsable de la frustración", ha alertado.
Aznar ha rechazado que la solución a lo que está sucediendo en Cataluña sea reformar la Constitución como plantea el PSOE. Así, ha dicho que es "ridículo" conducirse como si fuera posible "abordar nuevamente las grandes decisiones que se adoptaron con patriotismo y con plena lucidez al inicio" del proceso democrático.
"Y es más ridículo aún cuando se propone como solución. No como solución a un fracaso sino como solución a un éxito, que es lo que el nacionalismo radicalizado pretende en su ofuscación: poner fin al éxito de España", ha manifestado.
EL ESTADO DEBE DEJAR CLARA LA VOLUNTAD DE LA MAYORÍA
El expresidente ha asegurado que existe "una clara voluntad política mayoritaria que debe tener en el día a día" el peso que ha acreditado en sucesivos procesos electorales. A su entender, la sociedad española debe "resistirse a esa especie de hechizo político" que, según ha dicho, "en ocasiones paralizar la voluntad general y la sustituye por voluntades minoritarias".
"El Estado siempre y en todo momento debe transmitir fuerza y el sentido de la voluntad mayoritaria a la política diaria, a los asuntos cotidianos , a la vida de la gente", ha demandado, tras señalar que España tiene un "problema político" porque el nacionalismo en vez de convivir "bajo el techo común de la Constitución ha optado por la confrontación y la ruptura". "Y ese grado de confrontación que el nacionalismo quiere hacer inevitable no podemos ignorarlo", ha agregado.
Tras admitir que el momento actual invita a la "confusión" y al "desistimiento", Aznar ha defendido la "perseverancia en la normalidad" y ha subrayado que ahora se necesita "la mejor política", aquella que trabaja por "articular voluntades" para "sumar personas y proyectos" y para "renovar la invitación a la concordia dentro de la ley".
Al acto de entrega del V Premio Faes de la Libertad a Enrique Krauze han asistido la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal; la alcaldesa de Madrid, Ana Botella; el exministro Eduardo Zaplana; el presidente del Consejo Consultivo de la Asamblea de Madrid, Ignacio Astarloa; y los parlamentarios Juan José Lucas, José Ramón García, Pablo Casado y Cayetana Álvarez de Toledo.
En ediciones anteriores han recibido este galardón -en reconocimiento a personalidades destacadas en la promoción y defensa de la democracia y la libertad en el mundo-- el Rey Don Juan Carlos; la exministra de Reino Unido Margaret Thatcher; el presidente de Israel, Shimon Peres, y el Premio Nobel de Literarura Mario Vargas Llosa.