Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Baltasar Garzón niega los cobros del Santander por sus cursos en Nueva York

El juez Baltasar Garzón, tranquilo tras declarar. Vídeo: Informativos Telecinco.telecinco.es
Garzón no ha querido hacer declaraciones a su salida, pero su abogado, Enrique Molina, ha asegurado que está tranquilo y que su respeto por el Alto Tribunal es máximo. Su abogado, además, considera que las manifestaciones a favor de Garzón "perjudican" al juez. Molina ha subrayado que "pensar que el Tribunal Supremo somete a alguien a persecución es desde el punto de vista de un profesional algo "inasumible" .
El titular del Juzgado Central de Instrucción número 5 ha declarado durante más de cuatro horas ante el juez instructor Manuel Marchena, que investiga si cometió los delitos de prevaricación y cohecho al cobrar 302.000 euros en 2005 y 2006 por organizar unos cursos en la Universidad de Nueva York que fueron patrocinados por el Banco Santander.  Los abogados querellantes, José Luis Mazón y Antonio Panea, relacionan estos pagos con la decisión posterior de Garzón de no admitir a trámite una querella formulada contra directivos de la entidad financiera, entre ellos su presidente Emilio Botín, en el proceso penal por las "cesiones de crédito".
Molina ha asegurado que el respeto de su cliente por el Tribunal Supremo y el juez instructor de la causa, Manuel Marchena, es "máximo" y que "siente" que las "manifestaciones de apoyo a su favor" que vienen sucediéndose en los últimos días "le perjudican" aunque él "no las controla".
El magistrado ha llegado al Alto Tribunal con quince minutos de adelanto con semblante serio, en compañía de sus escoltas y en medio de una gran expectación mediática. Garzón ya acudió a declarar al Supremo el pasado 9 de septiembre en relación con la querella que se dirige contra élpor una presunta prevaricación cometida cuando abrió una causa en la Audiencia Nacional por las desapariciones durante el franquismo.
Sin embargo, Garzón no ha contado con el apoyo popular ya que apenas media decena de curiosos se han acercado a comprobar el acceso del juez al alto tribunal y sólo una señora le ha apoyado con gritos de "inocente, inocente".
El titular del Juzgado Central de Instrucción número 5, que comparece ante el Supremo por segunda vez en menos de un año, declara ante el juez instructor Manuel Marchena como imputado en los presuntos delitos de prevaricación y cohecho en relación con los cobros que pudo percibir de la organización de unos cursos en la Universidad de Nueva York en 2005 y 2006, que fueron patrocinados por el Banco Santander.
Apoyos y críticas a Garzón
La citación coincide además con la creciente movilización de sectores jurídicos, sociales e incluso artísticos en apoyo del magistrado tras conocerse a decisión del Supremo de sentarle en el banquillo por el asunto de las fosas.
Colectivos en apoyo de Baltasar Garzón que han comenzado este miércoles un encierro en respaldo del juez y han decidido concentrarse todas las tardes a partir de este jueves ante la Audiencia Nacional para expresar su protesta por el proceso judicial abierto contra él.
Mientras, la líder de UPD, Rosa Díez , critica que se trate de "desacreditar" el Estado de Derecho con la "excusa" de defender al magistrado mientras Trinidad Jiménez espera que la causa quede en "nada".