Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El alcalde de Barcelona saca adelante con el PP la aprobación provisional de los impuestos

Hereu le reprocha que tenga al PP de "pareja de baile" para su proyecto de ciudad
El alcalde de Barcelona, Xavier Trias, ha sacado adelante la aprobación provisional de las ordenanzas fiscales del 2012 con el apoyo del PP, que por boca del concejal Javier Mulleras ha considerado confirmado su "cambio de tendencia" en la política fiscal del consistorio con rebajas de impuestos y un aumento de bonificaciones fiscales.
El pleno de este viernes ha aprobado provisionalmente estos impuestos y tasas para el próximo año, que representan el 45% de los ingresos corrientes del Ayuntamiento.
La segunda teniente de alcalde y responsable económica, Sonia Recasens, ha dicho que las enmiendas del PP suponen ingresar 9,6 millones de euros menos de lo previsto, lo que compensará con otras subidas, y ha agregado que se abren 30 días de exposición pública de las ordenanzas, y que aceptarán "todas las enmiendas" del PP y las razonables y asumibles del ámbito económico.
PSC, ICV-EUiA y UpB han votado en contra y han censurado el pacto por considerarlo exclusivo y excluyente, y quien fue responsable de la política económica del anterior gobierno, el socialista Jordi William Carnes, ha lanzado un toque de atención al equipo de Trias afirmando que aceptando las propuestas del PP "están empezando a jugar con la solvencia de Barcelona".
El líder de UpB, Jordi Portabella (ERC), presentará enmiendas que harán cambiar su voto contrario si son aceptadas, y ha reprochado a Trias pactar "con aquellos que gobiernan en (el Ayuntamiento de) Madrid, que son los que tienen 7.000 millones de déficit", con lo que comprometen la economía saneada de la ciudad llegando a acuerdos con quienes, en su opinión, lo han hecho peor.
Los reproches entre los grupos se han recrudecido en el debate de una proposición del PSC que ha presentado el ex alcalde Jordi Hereu con sus 'bases Hereu' para el diálogo sobre las ordenanzas y presupuestos, y que ha perdido con los votos contrarios del Gobierno municipal de CiU y el PP, mientras que la han apoyado los grupos que han votado contra las ordenanzas.
Hereu ha lamentado que no prosperara su iniciativa porque contiene propuestas ya aprobadas por el Ayuntamiento, en lo que ve una clara trascendencia política: "Hoy CiU empieza un camino sin retorno que expresa por primera vez con nitidez la pareja de baile y la música elegidas para desarrollar un preocupante proyecto de ciudad".
Además, ha afirmado que demuestra la "poca influencia" del Gobierno municipal y de Trias sobre la estrategia general de CiU, y Joaquim Mestre (ICV-EUiA) ha reprochado al equipo del alcalde que entra en plena sintonía con el de CiU en la Generalitat y sus políticas neoliberales.
RECASENS: PSC ARRUINÓ A "TODO UN PAÍS"
Para Recasens, la proposición de Hereu muestra la desorientación e incoherencia del PSC, al que ha acusado de querer influenciar en las cuentas por la puerta de atrás, y les ha tildado de cínicos: "Ustedes hablan de blindaje después de haber arruinado a todo un país y crear un agujero de 8.000 millones".
El líder del PP, Alberto Fernández Díaz, ha considerado que la iniciativa de Hereu no presenta ninguna base para el diálogo y configura "un campo de minas para desacuerdos políticos" con el Gobierno municipal, además de acusar a Hereu de amnesia selectiva por no incluir reclamaciones al Estado porque aún gobierna el PSOE.
El equipo de Trias ha aceptado verbalmente seis enmiendas populares paras las ordenanzas y les ha prometido aceptarlas tras el periodo de exposición pública: incluyen una bajada media del 5% del impuesto de vehículos, y la congelación del Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI) --cuyo recibo subirá pese a ello, por subidas de aspectos relacionados y eliminación de bonificaciones--.
Además, no subirá la zona azul de aparcamiento en las zonas C y D --las menos centrales y comerciales--; la tasa de incineración subirá un 4% --tres puntos menos de lo que quería CiU--; y habrá bonificaciones para empresas que creen empleo, y aumentarán ya existentes para viudas y para familias numerosas, monoparentales y con hijos discapacitados.
En el pleno se ha producido el clásico baile de cifras en estos debates: Mestre ha dicho que el "peaje" de pactar con el PP supone ingresar 17 millones menos; Mulleras ha replicado que los 5 que se perderán de bonificar el IBI para familias numerosas y monoparentales, y del impuesto de vehículos, son lo que costó el restaurante de lujo del Forum y el Hotel Miramar.