Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Barón se desmarca de Peña, de Gamón y de los partes de "Mortadelo y Filemón"

El director general de Seguridad e Interior, Enrique Barón, ha subrayado hoy que ni el director del Área de Seguridad, Sergio Gamón, ni el asesor Marcos Peña "dependen" de él, y ha dicho que coincide con el ministro Rubalcaba en que los supuestos partes de espionaje "parecen de Mortadelo y Filemón".
En su comparecencia ante la comisión de espionaje, Barón ha explicado que, tanto los supuestos seguimientos a políticos, como los presuntos robos de ordenadores en el Campus de la Justicia, se produjeron con "anterioridad" a empezar a ejercer él su cargo en septiembre de 2008.
No obstante, ha dicho que ni ha "consentido" ni ha "visto" ninguna "anotación similar a las que han aparecido publicadas", de las que ha dicho que "no es riguroso llamarles partes" y que "no tienen parecido alguno" con los partes técnicos que ha podido encargar en su vida profesional.
"Coincido totalmente con una autoridad pública que me merece todo el respeto cuando dijo que esto parecía de Mortadelo y Filemon", ha señalado en alusión al ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba.
Según ha asegurado, su dirección general "no dispone ni de competencias, ni de amparo judicial o fiscal, ni de medios tecnológicos adecuados, ni de personal capacitado ni arbitrado para realizar funciones de vigilancia, espionaje o inteligencia como los que se han publicado".
Ha explicado además que "si hay un documento en el que policialmente interesa que se identifique la persona que lo confecciona es precisamente el que recoge cuando se hace una vigilancia, porque puede haber datos que a los autores se les pasen por alto y luego resulten relevantes".
"¿A quién se le puede preguntar si no conocemos quién lo que ha hecho?", se ha preguntado el director general.
Barón, ex jefe superior de Policía en el País Vasco y Madrid, ha aprovechado su comparecencia para manifestar que está "muy preocupado" por que "se estén desvelando públicamente cuáles son las estructuras y procedimientos que se utilizan para garantizar la seguridad de los altos cargos en el actual nivel de alerta terrorista" y, tras considerar una "barbaridad" que se haga pública esa información, ha reclamado "prudencia" al respecto.
"Muchas noches me he preguntado cómo podría justificar la seguridad de altos cargos en el actual nivel de alerta terrorista, si estamos desvelando públicamente cuáles son las estructuras y procedimientos que se utilizan para neutralizar dicha amenaza", ha advertido.
Barón ha afirmado que pone "la mano en el fuego" por lo que él "ordena", "supervisa" y "dirige"; ha explicado que ni Peña ni Gamón dependen de él; y ha subrayado que no sabe "lo que dicen, hablan o dejan de hablar esos señores".
Ha apuntado que nunca ha despachado con el consejero Francisco Granados, que la palabra 'dosier' le produce "escalofríos", que todo el que diga que él ha "filtrado" información sobre la supuesta trama de espionaje es un "miserable", y que nadie le ha transmitido "ni la más mínima queja" sobre que se hayan "perdido agendas públicas ni privadas".
Tanto el portavoz del PSOE, Adolfo Navarro, como el de IU, Fausto Fernández, han criticado el "galimatías" que supone la actual estructura de seguridad de la Comunidad de Madrid, en la que hay varios altos cargos con funciones aparentemente similares.
Navarro ha destacado que "aparentemente figuran tres equipos de seguridad diferenciados", lo que "carece de lógica", y se ha preguntado si Sergio Gamón "tiene duplicidad de funciones, ya que "si únicamente se dedica a realizar informes sobre la seguridad privada, eso no justifica el puesto de un alto cargo de director de área con salario de anual de más de 90.000 euros".
El portavoz del PP, David Pérez, ha destacado que Barón "no estaba en la Comunidad cuando se produjeron los hechos" que se investigan, y ha precisado que "pasa a un segundo plano el hecho de que Barón estuviese o no, porque los hechos nunca se produjeron".
"Esta es la situación de absurdo a la que nos lleva dar credibilidad a unos partes que son falsos", ha añadido, y ha pedido "seriedad" a la oposición.