Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El juez Bermúdez impide declarar a una testigo con burka en la Audiencia Nacional

Momento en el que la testigo que se ha negado a declarar sale de la Audiencia Nacional. Vídeo: Informativos Telecinco.telecinco.es
Un burka ha sido el protagonista este miércoles en la Audiencia Nacional. Una mujer vestida con el tradicional atuendo afgano debía declarar en la vista que juzga a nueve presuntos islamistas por enviar muyahidines a Irak. Sin embargo, la testigo se ha negado a levantarse la prenda para declarar a rostro descubierto pese a la insistencia del presidente del tribunal, Javier Gómez Bermúdez. Finalmente, la mujer ha debido abandonar la sala a petición del magistrado. La testigo ha llegado a un acuerdo para declarar el próximo lunes, pero, de no hacerlo con el rostro descubierto, se podría enfrentar a una pena de cárcel de hasta dos años por desacato.
"Viendo su rostro, yo puedo ver si me miente o no, si le sorprende alguna pregunta o no", le ha explicado durante el juicio Gómez Bermúdez, que ha dicho que no quería proceder contra ella por desobediencia.
El magistrado ha subrayado que las creencias religiosas no pueden estar por encima de la ley civil.
En un principio, Fátima Hssisni, hermana de un suicida que perpetró un atentado terrorista en Irak en enero de 2005, ha rechazado descubrir su rostro ante la sala, alegando que sus creencias religiosas se lo prohíben y que ya había mostrado su cara a una agente de la Policía a la entrada de la Audiencia Nacional.
No obstante, tras reunirse con el juez en su despacho la testigo ha accedido a declarar el lunes y se ha mostrado muy contenta porque el juez le ha permitido declarar con el burka, aunque con el rostro descubierto -por encima de las cejas y por debajo del mentón-, sin cámaras y sin público. De no declarar con la cara descubierta, la testigo podría enfrentarse a un pena de prisión de hasta dos años por desacato.
Una medida "razonable"
Desde el coletivo de ciudadanos islámicos, la medida adoptada por el magistrado de la Audiencia Nacional se ve como algo "razonable". Así y según ha comentado la portavoz de Junta Islámica, Isabel Romero, el incidente producido en la vista "no es discriminatorio" porque se trata de una comparecencia en un sitio oficial.
Tanto Fátima como su marido Francisco han sido citados como testigos en el juicio contra nueve presuntos integrantes de dos células integristas desarticuladas en Madrid y en Cataluña en 2006 que se dedicaban a captar muyahidines para enviarlos a Irak a cometer atentados suicidas. EPF