Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Bescansa admite que puede haber "divergencias tácticas" en Podemos, pero niega "desacuerdos políticos"

La secretaria de Análisis Político de Podemos, Carolina Bescansa, ha reconocido este miércoles que en la cúpula de la organización existen "divergencias" en cuanto a las tácticas a poner en marcha "en coyunturas concretas", si bien ha negado que esto implique "desacuerdos políticos" o "ideológicos".
Así lo ha asegurado en declaraciones a los medios en los pasillos del Congreso, al ser preguntada sobre si existe frialdad entre los dos principales dirigentes de Podemos, el secretario general, Pablo Iglesias, y el secretario Político, Íñigo Errejón, tras el cese del responsable de Organización, que entró en el partido como mano de derecha del número dos de la formación.
"Nosotros tenemos una ventaja y es que algunas de las personas que forman parte de Podemos nos conocemos desde hace muchos años, nos queremos, conocemos nuestras trayectorias, hemos trabajado juntos, y con independencia de los desacuerdos o divergencias que pueda haber entre nosotros de tácticas concretas en coyunturas concretas, nosotros nos queremos", ha explicado.
Así, ha afirmado que "quien quiera ver divisiones ideológicas importantes o estrategias distintas" es que no conoce cómo funciona su partido, en el que, aunque existen diferentes sensibilidades, todos comparten, según Bescansa, el convencimiento de que hay que trabajar para formar "un gobierno de cambio".
"No creemos que haya desacuerdos políticos aunque sí existan desacuerdos tácticos. Creemos que la Secretaría de Organización tenía que haberlos evitado y en un momento tan delicado como este no lo ha hecho", ha afirmado, refiriéndose en este caso a la crisis de Madrid provocada por la dimisión de diez dirigentes regionales que, como Pascual, eran próximos a Errejón, y que dejaron su cargo con duras críticas al líder madrileño, Luis Alegre, uno de los más estrechos colaboradores de Iglesias.
"CORREGIR ES POSITIVO"
Según Bescansa, "corregir" este tipo de problemas cuando se producen "es positivo". "Cuando se cambian los equipos para conseguir mejor los objetivos es una lectura correcta", ha argumentado, respaldado así la decisión de Pablo Iglesias de destituir a Pascual, que él mismo nombró en noviembre de 2014 cuando se constituyó la Ejecutiva.
"En este momento la mirada está puesta en el trabajo que tenemos que hacer para formar un gobierno de cambio. Distraer ese objetivo con acciones que tienen que ver con otros procesos internos es hacerle un flaco favor a la organización", ha remachado.
Así, ha insistido en que "la Secretaría de Organización tenía que haber evitado este problema que finalmente se ha producido" y que, según Bescansa, "posiblemente tiene que ver con cuestiones tácticas y no con cuestiones estratégicas". "Quienes llevan a cabo desde dentro de la organización acciones que lo que hacen es debilitar a Podemos, aunque sea por otros motivos que no tienen que ver (con la negociación de gobierno), en un contexto como este no ayudan", ha apostillado.