Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Bolivia admite una incursión policial irregular en Paraguay y pide disculpas

El ministro de Gobierno (Interior) de Bolivia, Alfredo Rada, reconoció que cinco agentes policiales ingresaron en Paraguay junto a seis civiles bolivianos. EFE/Archivotelecinco.es
El Gobierno de Bolivia admitió hoy una incursión irregular de cinco policías en territorio paraguayo, por lo que destituirá al mando responsable del incidente y presentará disculpas a Asunción por la vía diplomática.
Los ministros de Defensa, Wálker San Miguel, y de Gobierno (Interior), Alfredo Rada, confirmaron estas informaciones en una comparecencia ante la prensa, tras viajar a las localidades fronterizas de Villamontes y de Iribobo, ambas bolivianas, para investigar personalmente el incidente.
Los funcionarios de La Paz pretendían aclarar en este viaje la denuncia hecha la semana pasada por el Gobierno de Asunción de que el 17 de mayo una veintena de bolivianos armados se adentró 30 kilómetros en Paraguay para perseguir a dos ciudadanos de ese país que supuestamente cometieron actos ilícitos en Bolivia.
Rada reconoció que cinco agentes policiales del comando de frontera de Villamontes -tres cabos y dos agentes- ingresaron en Paraguay junto a seis civiles bolivianos "para perseguir y detener al ciudadano paraguayo Roberto Sosa" que había sido denunciado por el delito de robo en Bolivia.
El ministro señaló que entre la noche del 16 del mayo y la mañana del 17 de mayo, los agentes bolivianos acompañados de un oficial del Ejército paraguayo ingresaron al vecino país "portando armas de reglamento".
Según Rada, los cinco policías y seis civiles bolivianos estaban acompañados por el jefe del Ejército paraguayo Luis González.
Por esta "incursión irregular", el Ejecutivo destituirá al comandante de la policía fronteriza de Villamontes, bajo cuyo mando estaban los agentes que realizaron la operación, y abrirá un "proceso disciplinario" a todos los funcionarios que participaron en la misma, aseguró.
Asimismo, el ministro apuntó que el Gobierno de Evo Morales hará conocer esta información "constatada en el mismo lugar" del suceso a las autoridades paraguayas y presentará las disculpas que corresponden por los canales diplomáticos.
Por su parte, San Miguel dijo que el propio Evo Morales aclarará a su homólogo Fernando Lugo lo sucedido en una visita que realizará a Asunción el próximo domingo en los actos de conmemoración del cese de hostilidades de la guerra del Chaco.
Tras la denuncia realizada por Asunción de una presunta incursión de las fuerzas de seguridad bolivianas en territorio paraguayo, Morales se comunicó por teléfono el pasado jueves con Lugo para aclarar que ni policías ni militares participaron en ese hecho.
En este sentido, el responsable de Gobierno indicó que los partes que enviaron las autoridades policiales del comando de frontera de Villamontes a La Paz "faltaron a la verdad", al no informar con precisión del lugar donde se produjo la detención del ciudadano paraguayo, ya que dieron a entender que se produjo en Bolivia.