Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Bonig asegura que las medidas del PP sobre la alcaldesa de Alicante se tomarán "en su momento"

La coordinadora general del PPCV y consellera valenciana de Infraestructuras, Territorio y Medio Ambiente, Isabel Bonig, ha asegurado que las medidas respecto a la alcaldesa de Alicante, Sonia Castedo, imputada en las causas del Plan General de Ordenación Urbana y Rabasa derivadas del 'caso Brugal', se tomarán "en su momento" y "entonces se comunicarán", y se ha remitido a lo manifestado ayer por el presidente de la Generalitat Valenciana, Alberto Fabra, y el PP de Alicante al respecto.
Bonig ha indicado que "ayer quedó suficientemente claro, tanto con las afirmaciones del presidente Fabra como con el comunicado del PP de Alicante" la situación en relación con la alcaldesa. "Sobre ese tema nos hemos pronunciado muchísimas veces y la postura es la que hemos indicado muchísimas veces, y no vamos a hablar más sobre ese tema", ha añadido.
Según ha dicho, "las medidas se tomarán en su momento, y entonces se comunicarán". Preguntada por si la dirección del partido le ha comunicado algo a Castedo personalmente, ha insistido en que "ayer el presidente dijo lo que dijo y el comunicado del presidente del PP de Alicante quedó claro. Ya está".
El presidente de la Generalitat y del PPCV, Alberto Fabra, aseguró este martes que el presidente del PP en la provincia de Alicante, José Císcar, ya había hablado con la alcaldesa de la capital, Sonia Castedo, sobre su futuro, un extremo que negó la primera edil, quien aseguró que con ella no había hablado "nadie".
Posteriormente, el PP de Alicante insistió en un comunicado en que la dirección provincial había transmitido a todos los munícipes de la provincia, entre ellos Sonia Castedo, la "línea roja" de Fabra, por la que ningún imputado por casos de supuesta corrupción formará parte de las listas en las elecciones autonómicas y municipales de 2015.