Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Bonig dice que si el juez mantiene la imputación de Novo "tendrá que dejar su acta"

Dice que el martes fue "un día bochornoso y negro" y pide Perdón por los errores cometidos
La presidenta del PPCV, Isabel Bonig, ha considerado este jueves que si tras la declaración ante el juez del portavoz del grupo popular en el Ayuntamiento de Valencia y presidente del PP local, Alfonso Novo, éste sigue imputado y se mantiene "la gravedad de los hechos" que se están conociendo el edil "tendrá que dejar su acta".
En una rueda de prensa para ofrecer su opinión sobre la denominada Operación Taula, Bonig ha instado a esperar a ver qué ocurre en la declaración judicial y saber "de qué se le acusa" para hablar del futuro, al tiempo que ha recordado que la portavoz adjunta en el consistorio, MªÀngels Ramón-Llin, ha asumido la portavocía del grupo en el pleno de hoy.
Preguntada por la posibilidad de nombrar una gestora para dirigir el partido en la ciudad de Valencia, la responsable 'popular' ha reconocido que es "una de las posibilidades" que están estudiando pero que no hay aún una decisión tomada porque, además, antes de tomarla quieren hablar con las bases. A su juicio, el partido "necesita un revulsivo importante en una ciudad que representa muchísimo" para el PP.
Respecto al hecho de que Novo siga siendo presidente del PP local pese a estar suspendido cautelarmente de militancia, ha destacado que no fue detenido y ha apelado nuevamente a esperar a su declaración ante el juez, tras la cual se adoptarán las medidas que se consideren según se mantenga o no su imputación.
Al ser cuestionada sobre las informaciones que apuntan a una presunta financiación ilegal del PP de Valencia y si ha hablado con algún compañero de esta agrupación, Bonig ha querido ser "cauta" porque el caso está bajo secreto de sumario y "lo único que conocemos es la información que sale en los medios".
Ha explicado que sí ha hablado con compañeros y le han dicho que "no es así", al tiempo que ha recordado que las aportaciones a los partidos y grupos "se hacen en todos" los partidos y eso "es legal", por lo que ha querido ser "prudente" hasta conocer más datos.
"RESPETO A LA PRESUNCIÓN DE INOCENCIA"
La presidenta del PPCV ha dicho, preguntada sobre si le preocupa que el caso pudiera salpicar a la exalcaldesa de Valencia Rita Barberá o al exvicepresidente segundo del Consell Gerardo Camps y si, de producirse estas imputaciones, serían igual de contundentes, que "evidentemente" lo serían, pero ha recalcado que "a fecha de hoy no han sido ni detenidos ni citados" ni siquiera como testigos y no se les está investigando "que sepamos oficialmente", por lo que ha pedido "respeto a la presunción de inocencia".
Asimismo, ha reconocido que ha hablado con Barberá y "mientras no se demuestre lo contrario "es inocente" y "hay que ser prudentes".
PIDE PERDÓN POR LOS ERRORES
La presidenta del PPCV ha comenzado su intervención asegurando que el pasado martes fue un día "bochornoso y negro", que no le gustaron "las imágenes y los delitos" que se les imputan a los detenidos e investigados --antes imputados-- y que su sentimiento es de "rabia e indignación".
No obstante, y tras "pedir perdón por los errores que se han cometido", Bonig ha recalcado que su partido ya ha iniciado un proceso de regeneración que "no tiene vuelta atrás" porque considera que a política "se viene a servir y nunca a ser servidos" y, por tanto, mantiene una actitud de "tolerancia cero a la corrupción".
Ha agregado que ahora se abre la oportunidad de construir un PPCV "sólido, honrado y decente" en el que se destierren los comportamientos y las personas que "no han estado a la altura de la honradez" tanto del partido como del conjunto de los valencianos" y ha recordado que, dada la alarma social, el PP ya decidió suspender de militancia y abrir expediente a todos sus cargos detenidos e investigados, cesar a los dos asesores de la Diputación de Valencia arrestados y hacer lo propio con la secretaria del grupo popular en el consistorio, Mª Carmen García Fuster.