Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El marido de Borox dimite como concejal del Ayuntamiento de Valdemoro (Madrid)

El marido de la exdiputada de Ciudadanos en la Asamblea de Madrid Eva Borox, Raúl del Olmo, ha presentado este viernes su renuncia al acta de concejal del Ayuntamiento de Valdemoro, donde desde las pasadas elecciones era edil de gobierno del grupo municipal de Ciudadanos.
Del Olmo además ha dimitido de sus cargos en el consistorio, donde hasta ahora era primer teniente de alcalde y concejal delegado de Seguridad Ciudadana, Movilidad y Deportes.
El hasta ahora edil aparecía en varias fotografías junto a su esposa y el presunto líder de la trama Púnica, el empresario valdemoreño David Marjaliza, si bien Del Olmo ha negado "rotundamente" la veracidad de las acusaciones de Marjaliza, ya que "nunca me ha pagado ningún viaje ni me ha comprado ningún boleto de lotería", al tiempo que ha negado haber cobrado comisiones de algún tipo.
En un comunicado leído en el Ayuntamiento y repartido a los medios de comunicación, Del Olmo ha opinado que tanto su mujer como él han sido "víctimas de una campaña de acoso y derribo implacable, sensacionalista y sin escrúpulos", por lo que ha anunciado que se reserva las acciones legales pertinentes para defender su honor.
El exconcejal ha indicado que tras lo acontecido sus familias "están sufriendo lo indecible" y que por tanto, "a pesar de no estar imputado ni investigado en causa alguna", presenta su renuncia al igual que hizo ayer su mujer como diputada regional de Ciudadanos.
Por su parte, Comisión Gestora del PSOE en la localidad había solicitado la dimisión del marido de Borox al entender que se mintió sobre la relación que tenían con el empresario David Marjaliza.
En consecuencia, reclamaban su dimisión en favor de "la regeneración política y la dignificación de la actividad de servidores públicos".