Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Botella defiende su "política valiente" y "de verdad", lejos de acciones de "política espectáculo" como hay "ahora"

No conoce "el término amargo", ni al pensar que otros se beneficiarán de sus logros.
La alcaldesa de Madrid, Ana Botella, ha defendido este jueves su "política valiente" y "de verdad", que ha tenido que incluir "decisiones dolorosas", y que ha situado lejos de acciones de "política espectáculo", de las que cree que "ahora" hay muchas.
"Hemos saneado las finanzas municipales con una política valiente. En tres años hemos aplicado, de manera rigurosa, las medidas y objetivos propuestos manteniendo los servicios públicos y especialmente los sociales", ha declarado en la rueda de prensa posterior a la Junta de Gobierno, donde ha puesto el acento en la necesidad de "seriedad" y "más en estos tiempos".
Las declaraciones se han producido después de que anunciara que el Ayuntamiento de Madrid cancelará al final de este ejercicio el Plan de Ajuste 2012-2022, ocho años antes de lo previsto, y consigue ahorrar así hasta 92 millones en intereses, el equivalente al presupuesto de Getafe. "No es de esas acciones, que ahora hay muchas, de política espectáculo. Estas políticas hoy presentadas, sus resultados, son la política de verdad", ha subrayado.
NO CONOCE EL TÉRMINO "AMARGO"
Al ser preguntada por la prensa si no tendrá un sentimiento agridulce al ser consciente de que los que vengan detrás de ella desde mayo de 2015, fecha de las elecciones municipales, disfrutarán del saneamiento de las cuentas, Ana Botella ha asegurado que no conoce "el término amargo". "Al contrario, me iré con la satisfacción del deber cumplido", ha puntualizado.
Botella ha asegurado que ella y su equipo se irán "contentos de haber dejado un Ayuntamiento con cuentas viables" sabiendo que desde mayo alguien, espera que "ojalá" sea de su partido, se beneficiará de unos resultados económicos "sostenibles y con posibilidad de futuro". "En la vida lo importante siempre es el cumplimiento del deber y el término amargo no lo conozco", ha subrayado.
También ha reconocido la adopción de "decisiones dolorosas" y que "los impuestos en Madrid han subido en los últimos años" aunque si se compara la carga impositiva con la de otras ciudades, la de la capital "está en un lugar muy aceptable".
Eso permitirá al Consistorio "ir reduciendo impuestos", como se hará patente en 2015, sumado a la vuelta de la inversión. "Dentro de poco presentaremos el mapa de Madrid y dónde se está actuando. Este año se actúa en todos los distritos con eso que se llama micropolítica", ha avanzado.
500 MILLONES MENOS DE GASTO
Tampoco ha querido olvidar que desde que llegó a la Alcaldía se ha aumentado la eficiencia del gasto de funcionamiento del Ayuntamiento con "un presupuesto similar al de hace diez años, al conseguir reducirlo en 500 millones de euros con respecto al presupuesto inicial de 2012".
A eso ha sumado que los ingresos se han consolidado al presupuestar con criterios de caja (sólo se consignan aquellos cuya recaudación es segura) los ingresos corrientes, que representan el 98 por ciento de los incluidos en el presupuesto.
Otra cuestión en la que ha puesto el acento es que el Ayuntamiento ha respondido al calendario de amortizaciones de los préstamos para pago a proveedores establecidos por el anterior Gobierno. Entre 2012-2014 se habrán amortizado cerca de 3.000 millones de euros. A finales de este ejercicio, la deuda del Ayuntamiento de Madrid estará por debajo de los 6.000 millones de euros.
Por otro lado, la lectura que hace el Gobierno del diagnóstico realizado en 2012, cuando se elaboró el Plan de Ajuste, fue el acertado ya que se señaló que la situación en la que se encontraba en aquel momento el Ayuntamiento era consecuencia de la pérdida de 1.600 millones de euros de ingresos sufrida en el periodo 2007- 2011 por el efecto de la reducción de los ingresos municipales vinculados al ciclo económico.
Asimismo, Botella ha destacado que aunque el plan de ajuste quede sin vigencia, continuarán en marcha las políticas financieras del Ayuntamiento "como ejemplo de rigurosidad y seriedad en la gestión de una Administración pública".