Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Brasil inaugura un Almacén Humanitario para mantener la ayuda a otros países

El Gobierno brasileño inauguró hoy un Almacén Humanitario en el aeropuerto internacional de Río de Janeiro en el que pretende mantener a disposición la ayuda que enviará como donación a países que sufran calamidades.
El depósito en la terminal de cargas del aeropuerto carioca fue inaugurado en una ceremonia encabezada por el subsecretario de Cooperación y Promoción Comercial del Ministerio de Relaciones Exteriores, Ruy Nunes Pinto Nogueira.
Según fuentes de la cancillería brasileña, se trata del segundo almacén de este tipo en América Latina, ya que existe otro en Panamá que distribuye ayuda enviada de países como España.
El propósito de la iniciativa es mantener permanentemente en el almacén alimentos no perecederos de alto valor en calorías y proteínas y listos para el consumo, que puedan ser donados a diferentes países en caso de calamidades o desastres naturales.
El objetivo "es darle mayor celeridad a la asistencia humanitaria internacional prestada por Brasil", según un comunicado del Ministerio.
El depósito mantendrá un inventario permanente de 14 toneladas de alimentos, que será repuesto por la estatal Compañía Nacional de Abastecimiento cuando sea necesario.
La iniciativa del Almacén Humanitario fue del ministro brasileño de Relaciones Exteriores, Celso Amorim, y contó con el respaldo de los otros 14 miembros del gabinete que integran el Grupo de Trabajo de Asistencia Humanitaria Internacional.
Brasil, uno de los principales donantes en casos de calamidad en países latinoamericanos, envió recientemente 15 toneladas de medicinas y alimentos a la población afectada por los conflictos armados en Gaza.
El país también envió este año 45 toneladas de alimentos a Cuba, Haití, Honduras y Jamaica para atender a poblaciones afectadas por desastres naturales.
Tales ayudas fueron enviadas desde el aeropuerto de Río de Janeiro en aviones Hércules de la Fuerza Aérea Brasileña.
Según la cancillería, el año pasado Brasil gastó 23 millones de reales (unos 9,6 millones de dólares) para atender la solicitud de ayuda humanitaria de 18 países.
En 2007 fueron atendidas solicitudes de 16 países y en 2006 de apenas 2 países.