Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Bruselas aplaza hasta después de las elecciones la decisión de si hace público el informe sobre el accidente de Angrois

La Comisión Europea ha informado este miércoles de que aplaza hasta después de las elecciones generales, con la fecha límite del 7 de julio, la decisión de si hace público el informe técnico encargado a la Agencia Ferroviaria Europa relacionado con el accidente de Angrois de 2013, en el que murieron 80 personas y más de un centenar resultaron heridas.
En respuesta a la portavoz del BNG en Europa, Ana Miranda, respecto al acceso público a los documentos que demanda, Bruselas señala que su petición está siendo tramitada, pero "desafortunadamente" todavía no se han podido reunir "todos los elementos" necesarios para llevar a cabo "un completo análisis" de su petición para tomar una "decisión final".
Por ello, en un escrito firmado por el responsable de Transparencia del área de Políticas Institucionales y Administrativas, Martin Kröger, se apunta que la Comisión Europea no está en disposición de dar un respuesta en el plazo fijado para el 16 de junio como límite, por lo que se amplía el periodo 15 días laborales hasta el 7 de julio.
La Comisión Europea ha incidido en los últimos días que tanto el procedimiento de infracción abierto a España como el informe técnico encargado a la Agencia Ferroviaria Europa son anteriores al accidente del tren Alvia en Angrois, en Santiago de Compostela.
Sin embargo, a mediados del pasado mes de abril, en una comunicación con la plataforma de víctimas, la Agencia Ferroviaria trasladó que había analizado no solo la organización de la CIAF, sino, en concreto, el informe que en su día elaboró este ente "sobre el accidente de Santiago de Compostela". Dicho informe culpaba del siniestro únicamente al maquinista por el exceso de velocidad con que tomó la curva de A Grandeira, aún recomendando adoptar numerosas medidas para incrementar la seguridad en el tren y en la vía.
Todo ello, después de que a finales de mayo la Audiencia Provincial de A Coruña ordenase reabrir la instrucción que investiga las causas del accidente del tren Alvia, después de que se hubiese cerrado la investigación judicial con el maquinista Francisco Garzón como único imputado.