Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las familias de Buesa y Díaz, junto con todos los partidos vascos, recuerdan a ambas víctimas de ETA

Las familias de Fernando Buesa y de Jorge Díaz, junto con representantes de los principales partidos políticos e instituciones vascas, han recordado este lunes, en Vitoria, al dirigente socialista y a su escolta, asesinados por ETA en 2000.
La ceremonia ha consistido en una ofrenda floral realizada ante el monolito instalado en la capital alavesa junto al lugar en el que Buesa y Díaz fueron asesinados por ETA el 22 de febrero de 2000 con un coche bomba.
Al igual que en años anteriores, la ofrenda floral organizada para este lunes por las familias del antiguo dirigente socialista y su escolta ha estado precedida por sendos homenajes del Parlamento vasco y la Fundación Fernando Buesa Blanco, que el pasado jueves ya celebraron actos similares.
En el acto no ha habido discursos y durante la ofrenda floral ha sonado la canción 'Ausencia', de Imanol. Además de las familias de Buesa y Díez, el homenaje ha contado con la presencia de representantes de las principales instituciones vascas y de todos los partidos políticos.
REINSERCIÓN
El pasado jueves, en el acto organizado por la fundación que lleva el nombre de su padre, Sara Buesa advirtió de que la memoria es "esencial" para que el asesinado de su padre y el resto de crímenes de ETA "no se olviden".
"Recordar lo que ha sucedido en este país es un derecho de las víctimas y, además, es la mejor herramienta de prevención para evitar un nuevo futuro de violencia y terrorismo".
Junto a esta reflexión, reivindicó el derecho a la reinserción. "Creo en las personas, en los procesos de cambio y evolución, y en las segundas oportunidades", afirmó. De hecho, aseguró no tener "inconveniente" alguno en que los presos de ETA cumplan sus penas "cerca de sus casas".