Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Buesa avisa de que la banda cuenta con cuantiosos recursos que podría utilizar si el Gobierno muestra "relajo"

Pide que el Gobierno se tome con "parsimonia" la situación y mantenga e incluso intensifique la política antiterrorista
El catedrático de Economía de la Universidad Complutense Mikel Buesa ha advertido de que ETA cuenta con cuantiosos recursos económicos que le permitirían volver a la actividad armada en caso de que el Gobierno mostrase "relajo" en los próximos meses, por lo que considera que ahora el Ejecutivo debe actuar con "parsimonia" y continuar con la política antiterrorista para evitar que la banda logre "reactivarse".
Buesa calcula que el entramado etarra recibe entre 45 y 50 millones de euros anuales tras la llegada de Bildu a los ayuntamientos y la Diputación de Guipúzcoa y puede aprovechar esta financiación para rearmarse y volver a la violencia pese al comunicado en el que anunció este jueves el "cese definitivo de la actividad armada", según ha explicado a Europa Press.
El hermano de Fernando Buesa, dirigente del PSE-EE asesinado por ETA en febrero de 2000, ha subrayado así la importancia de que el Gobierno no caiga ahora en el juego de ETA y no acceda a negociar "las consecuencias del conflicto", como lo denomina la propia organización terrorista. A su juicio, si esto sucediera, la banda podría aprovechar esta situación para reorganizarse y, en el momento en el que encontrara una negativa a sus peticiones, volver a la violencia.
"ETA está muy debilitada, pero no destruida. Aún dispone de armamento, personas y recursos para actuar", ha advertido el expresidente del Foro de Ermua antes de recordar que la organización no ha anunciado su disolución ni tampoco una disposición para asumir responsabilidades penales por sus actividades delictivas.
De esta forma, ha apostado por un escenario en el que el Gobierno se tome "con parsimonia" la situación y mantenga e incluso "intensifique" la lucha antiterrorista. "ETA podría ser debilitada aún más y entonces sí que se podría plantear un escenario de final del terrorismo", ha argumentado.
QUE ZAPATERO ESTÉ QUIETO
Por ello, ha insistido en que "la clave" está en manos del Ejecutivo y ha mostrado su esperanza de que José Luis Rodríguez Zapatero no caiga en la tentación de tomar decisiones que podrían situar al siguiente Gobierno en una situación de "hechos consumados". "Espero que Zapatero esté quieto, aunque su capacidad para cometer errores es muy grande", ha reconocido.
Buesa ha reconocido que ETA ha experimentado un importante retroceso en cuanto a sus efectivos debido a las continuas detenciones de los últimos años, así como del armamento del que dispone, pero ha advertido de que no sucede lo mismo en cuanto a la financiación tras la llega de Bildu --"el brazo político de la banda"-- a las instituciones.
Aunque ha reconocido que este dinero ha sido obtenido mediante medios legales, ha insistido en que "eso no quiere decir que no contribuya a los fines de una organización terrorista". Según sus cálculos, en la actualidad hay entre 300 y 400 personas en las instituciones que "formarían parte del personal político al servicio del Movimiento de Liberación Nacional Vasco (MLNV)".