Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

CC opta por la abstención y pide resolver el problema con una reforma de la Constitución

La diputada de Coalición Canaria en el Congreso, Ana Oramas, ha anunciado su abstención ante la proposición de ley del Parlamento catalán para facilitar la celebración de la consulta soberanista prometida para el 9 de noviembre, y ha emplazado a los debates mayoritarios a permitir una reforma de la Constitución que pueda resolver el conflicto reconociendo "los hechos diferenciales".
Oramas sostiene que el Parlamento catalán tiene "toda la legitimidad" para plantear su propuesta y entiende que la solución al problema catalán es "política". Pero opta por abstenerse pues ni cree que se deba impedir la consulta, ni piensa que el futuro de Cataluña deba estar fuera del Estado.
A su juicio, los dos grandes partidos "no han querido o no han sabido afrontar la cuestión catalana" en estos últimos años y ambos tienen "una gran responsabilidad en la ruptura del consenso constitucional de 1978". Eso sí, atribuye "especial responsabilidad" al PP por ser el partido de gobierno.
Su apuesta es una reforma constitucional que permita " el encaje de los hechos diferenciales" en la Carta Magna, tanto los de Cataluña como también los de Canarias, que quiere que se reconozca como región ultraperiférica.
Aunque Oramas se vaya a decantar por la abstención, su compañero de coalición, Pedro Quevedo, de Nueva canarias, ya anunció su voto a favor de la iniciativa del Parlament recordando que su partido asumió el derecho a decidir y de hecho lo reclaman para las prospecciones petrolíferas previstas en aguas del archipiélago.