Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

CDC ve sólida la unidad proconsulta ante la "ofensiva antidemocrática" del Gobierno

Pide "determinación política y destreza jurídica" para avanzar hacia el 9N
El coordinador general de CDC, Josep Rull, ha asegurado este jueves que la unidad de los partidos catalanes favorables a la consulta --CiU, ERC, ICV-EUiA y CUP-- es sólida y que el reto es mantenerla para hacer frente a la "ofensiva antidemocrática sin precedentes en la Europa Occidental de los últimos años" del Gobierno.
En rueda de prensa, ha asegurado que el problema no está en Cataluña sino en "en la reacción contundente y fulgurante del Estado" contra la consulta, y por ello ha llamado a reforzar la unidad, lo que confía que quedará plasmado en la reunión que el bloque proconsulta mantendrá el viernes con el presidente de la Generalitat, Artur Mas.
"Los hechos hablan más alto que las palabras, y los hechos ayer fueron rotundos", ha sostenido Rull, en referencia a los encuentros que los líderes parlamentarios de los cuatro partidos mantuvieron con Mas y tras al aprobación en el Parlament de la Comisión de Control --el equivalente a la Junta Electoral-- del 9N.
"Es necesario determinación política y destreza jurídica" para avanzar hacia la consulta, ha añadido el dirigente de CDC, que ha exhortado a seguir adelante sin cometer errores bajo los preceptos de legalidad, legitimidad y principio democrático, y que ello es lo que les está dando reconocimientos internacionales.
Según Rull, no temen las "amenazas cada vez más intensas" del Estado contra el proceso soberanista y ha acusado al portavoz del PP en el Parlament, Enric Millo, de querer ser un delator al pedir una lista de los diputados que votaron a favor de la Comisión de Control de la consulta, una actitud que, a su juicio, vulnera el principio de inviolabilidad de sus funciones.
"Es gravísimo. El Estatut nos reconoce el derecho de no ser perseguidos por las decisiones y opiniones expresadas en el ejercicio de nuestras funciones", ha recalcado Rull, tras constatar que los cargos electos son los que deben asumir los riesgos que sean necesarios y no terceros, como los funcionarios.
ASPECTOS A DESARROLLAR
También ha explicado que en la reunión del viernes entre Mas y el bloque proconsulta se abordará, además de la cuestión de la unidad, qué aspectos se pueden desplegar de la Ley de Consultas pese a la suspensión cautelar del Tribunal Constitucional (TC).
Así, ha precisado que hay que ahondar en aspectos como la creación de las comisiones de seguimiento -órganos que velan por el funcionamiento del proceso-- y ver hasta qué punto pueden elaborar el registro de participación, entre otros: "Hay que avanzar en estos elementos y ver la reacción del Estado y de Cataluña".