Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El CGPJ censura "cualquier injerencia" al juez Castro y traslada a Interior su "preocupación" por los seguimientos

La Comisión Permanente, presidida por Moliner, expresa por unanimidad su censura a instancia de tres vocales del órgano de gobierno de los jueces
La Comisión Permanente del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) ha acordado por unanimidad censurar "cualquier injerencia" a la labor jurisdiccional del juez del 'caso Nóos', José Castro, y ha trasladado al Ministerio del Interior su "preocupación" por los seguimientos de los que haya podido ser objeto a fin de que lleve a cabo las "actuaciones que resulten oportunas" para evitar cualquier injerencia que pueda perturbar su independencia.
La Comisión, presidida por el máximo responsable del CGPJ, Gonzalo Moliner, ha censurado en un comunicado "cualquier injerencia que pueda llevarse a cabo sobre la labor jurisdiccional" del juez Castro, así como de "cualquier otro juez o magistrado" tras las noticias aparecidas sobre los posibles seguimientos.
Los vocales Manuel Almenar, Margarita Robles y Antonio Dorado han llevado a la reunión celebrada esta mañana un escrito solicitando que el órgano de gobierno de los jueces hiciera un pronunciamiento expreso manifestando "el apoyo al reconocimiento a la labor desarrollada día a día" por el juez Castro "y, por extensión, a los jueces españoles".
Los vocales, que integran la Comisión Permanente junto a Almudena Lastra y Gonzalo Moliner, también reclamaban que el Consejo solicitara al Ministerio del Interior un informe sobre las "posibles actuaciones que pudieran perturbar la independencia" del titular del Juzgado de Instrucción número 3 de Palma de Mallorca.
El pronunciamiento del Consejo del Poder Judicial se produce después de que el diario El Mundo haya dado a conocer este martes que la Policía ha avisado al juez y al fiscal que investigan a Iñaki Urdangarin que eran objeto de "seguimientos". A Castro le han pinchado las ruedas del coche, le han sellado con silicona las cerraduras de su casa y colocado excrementos en su puerta, mientras que el fiscal Pedro Horrach ha recibido amenazas.