Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El juez exige al CIE de Barcelona permitir el contacto físico del interno con las visitas

Reclama que le informen de inmediato de lesiones e incidentes y pide reformar las duchas
Los Juzgados de Instrucción 1 y 17 de Barcelona, encargados del control del Centro de Internamiento de Extranjeros (CIE) de la Zona Franca, han exigido que el centro permita el contacto físico en las reuniones que los internos mantienen con sus familiares, allegados, abogados y ONG.
Un auto de este miércoles, dictado tras la última visita del juez al centro tras unos incidentes del 31 y 1 de enero, acuerda que las entrevistas se realicen en una habitación sin mamparas, rejas u otro obstáculo que impida el contacto físico porque se "limita gravemente el derecho a la intimidad, a la dignidad personal y a recibir un trato humanitario y no degradante".
Entre otras mejoras a las que obligan en este auto los juzgados de control está avisarles de inmediato de todas las lesiones de los internos y cualquier incidente, la mejora del sistema de regulación de temperatura de las duchas y la instalación de WC en los dormitorios.