Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La CUP de Barcelona llama a la "desobediencia" ante los recursos del Gobierno central

Invita a concentrarse ante la Guardia Civil y a defender el 1-O "con uñas y dientes"
Las CUP Capgirem Barcelona ha abogado este viernes por la "desobediencia" ante una situación en la que el Gobierno central recurre todas las herramientas legales para celebrar el referéndum, ha dicho la concejal Eulàlia Reguant después de que el Ejecutivo haya recurrido la reforma del Parlament ante el Tribunal Constitucional (TC).
"Cada vez que se cierren o entornen las puertas legales, hay que abrir la de la desobediencia", ha defendido la también todavía diputada en el Parlament en declaraciones a los medios junto a la concejal Maria Rovira.
Ha sostenido que la actuación de la Guardia Civil contra los preparativos del referéndum "se puede acabar definiendo como un golpe de Estado, no con armas en la calle, pero usando cuerpos armados para impedir un derecho básico como el de la autodeterminación".
"Será un verano caliente, pero no por el calor, sino por la movilización", ha advertido Reguant, que ha dicho que, ante cualquier intento de represión que vean en el Gobierno central, promoverán movilizaciones para defender el referéndum que el Govern prevé celebrar el 1 de octubre.
Rovira ha recordado que la CUP invita a concentrarse el lunes a las 12.00 horas ante el cuartel de la Guardia Civil de Gràcia, donde los últimos días han sido citados a declarar varios cargos del Govern sobre los preparativos del 1-O: "Hacemos un llamamiento a la movilización para defender con uñas y dientes el referéndum".
EXIGENCIAS A COLAU
La concejal ha insistido en la necesidad de que el Gobierno de Ada Colau "se posicione" sobre el referéndum, y ha avanzado que tienen previsto reunirse con la alcaldesa para abordar este asunto la primera semana de septiembre.
Ha reiterado que las garantías que exigen los 'comuns' para el referéndum dependen en parte del Gobierno de Colau y de si colabora abriendo colegios y promoviendo una campaña para abordar todos los puntos de vista y posicionamientos sobre el futuro político de Cataluña.
"No aceptaremos movimientos en clave electoralista. Los 'comuns' deben saber dónde se posicionan en este proceso de ruptura con el candado de 1978. Es necesario que salgan y expliquen en qué lado de la trinchera están", ha advertido Rovira, que ha agregado que tampoco aceptarán ningún plan B al referéndum ni por parte de BComú ni de JxSí.