Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La CUP acusa a Homs de "mentir" porque avanzó hace meses a CiU y ERC su abstención

La CUP ha acusado este miércoles al consejero de Presidencia, Francesc Homs, de "mentir" porque comunicaron hace meses a CiU y ERC que se abstendrían en la votación en el Parlamento catalán para que el Congreso transfiera las competencias para convocar la consulta.
En un comunicado, ha explicado que mantuvo reuniones con estos partidos --con ICV-EUiA no pudo ser por cuestiones de agenda-- para tratar la consulta, en las que trasladaron que no apoyarían la posibilidad de elevar una propuesta el Parlamento al Congreso para la cesión de competencias porque es una "vía muerta" y ante el riesgo de que esto dilate el camino de la consulta.
Según la CUP, expresaron que facilitarían el debate en el Parlamento pero dejaron claro que "en ningún caso" votarían a favor de la iniciativa, y han argumentado que su posición era pública desde que la Cámara catalana debatió, el 13 de marzo de 2013, la propuesta del PSC de celebrar una consulta pactada con el Gobierno central.
Así, han recordado que la CUP ya optó por la abstención con los mismos argumentos que defiende actualmente: "No tenía sentido aprobar aquella resolución una vez el Parlamento se había declarado sujeto político y jurídico soberano".
También han precisado que la CUP reafirmó su posición en noviembre, cuando alcanzó un acuerdo con CiU, ERC e ICV-EUiA para fijar la fecha y la pregunta de la consulta antes de acabar 2013 cuando se puso sobre la mesa la posibilidad de que los partidos con representación en Madrid llevaran resoluciones al Congreso pidiendo el traspaso de competencias.
La CUP ha explicado que advirtieron entonces que no se opondrían a que los partidos dieran este paso, pero que no aceptarían "ninguna opción que dilatara" el proceso como, a su juicio, sería una propuesta del Parlamento elevada al Congreso.