Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cañete dice que su batalla es la abstención y avisa a Valenciano de que un debate nacional tiene más que perder

El ministro de Agricultura y candidato del PP a las elecciones europeas, Miguel Arias Cañete, ha asegurado este martes que su "batalla" en esta campaña es contra la abstención más que contra otros partidos, ya que las encuestas apuntan que entre 3 y 4 millones de electores están indecisos o son reacios a ir a votar el 25 de mayo.
No obstante, ha avisado a la candidata socialista, Elena Valenciano, de que si quiere centrar la campaña en debatir sobre la gestión del Gobierno tiene todas las de perder, porque con el Gobierno del PP está llegando "la recuperación" mientras que el del PSOE dejó a España "en recesión".
"¿Quién va a explicar la gestión de Zapatero?", ha dicho Cañete a su adversaria del PSOE en una entrevista en Antena 3 recogida por Europa Press en la que ha acusado a los socialistas de hacer un discurso "utópico, irresponsable y vacío". Con las políticas del PSOE, ha dicho, España se convirtió en un problema para la UE, al borde de un rescate imposible de afrontar, pero con el PP "es parte de la solución".
Con todo, el candidato 'popular' ha asegurado que su intención es hacer una campaña "de guante blanco", con respeto a todos sus adversarios, y centrada en explicar que el Parlamento Europeo es importante para los ciudadanos, casi más que el nacional.
"Mi batalla es con la abstención, un debate con la señora Valenciano no me preocupa nada, la respeto mucho y es una buena candidata, pero me preocupan los españoles que tienen que ir a votar", ha dicho.
Arias Cañete no ha dado pistas de cuándo será relevado como ministro de Agricultura y no cree que su sustitución vaya a propiciar una gran crisis de Gobierno, porque considera que el presidente, Mariano Rajoy, "está muy contento con sus ministros". "Por lo que veo, no por lo que me haya dicho, así que no veo razones para un gran cambio, cada uno está haciendo lo que tiene que hacer", ha opinado.