Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Carles Puigdemont asegura que "hay diferencias grandes" entre el 9N y el 1-O

Reitera que convocaría elecciones si ganara el 'no'
El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, ha defendido este lunes que "hay diferencias grandes" entre la consulta participativa del 9 de noviembre de 2014 y el referéndum anunciado para el 1 de octubre.
Lo ha dicho en la conmemoración del 15 aniversario de Comertia, poco después del cese del conseller de Empresa Jordi Baiget tras dudar de la celebración del referéndum y asemejarlo al 9N.
Preguntado por el cese, ha dicho que el martes dará "más detalles", y se ha limitado a trasladar tranquilidad a los empresarios presentes porque, según ha dicho, el Govern mantiene inalterable su labor aunque ahora lo haga bajo el liderazgo de Santi Vila, el conseller de Cultura, que sustituirá a Baiget.
Precisamente Baiget se ha ausentado del acto, en que debía participar junto a Puigdemont, que también ha abogado por dignificar el 9N porque fue una jornada "de alegría ciudadana" que entonces vivió con mucha emoción como alcalde de Girona.
LAS DIFERENCIAS
Ha detallado algunas de las diferencias entre ambas votaciones: el 1-O será vinculante, oficial, con una pregunta simple de respuesta binaria, amparado por una ley y "todo el mundo tendrá claro qué significa el resultado".
Por otra parte, ha dicho que el Govern será neutral y dará garantías a todos los ciudadanos para que también los contrarios a la independencia puedan expresarse votando: "El 9N no tenía efecto y movilizamos a 350.000 del 'no'. Ahora debemos seguir".
"El 9N fue un hito que debemos conservar en la memoria de las cosas positivas", ha reivindicado Puigdemont, que también ha dado algunos detalles del proyecto de ley del referéndum que él mismo revelará el martes en un acto por la tarde en el Teatre Nacional de Catalunya (TNC).
Ha dicho que la ley será "muy similar a la Ley Orgánica de Régimen Electoral General (Loreg)" española, y que contará con un contundente preámbulo de fundamentos jurídicos que justificarán la nueva norma y le darán cobertura.
Si gana el 'sí', se abrirá un periodo de transición que desembocará en unas elecciones constituyentes y en la elaboración de una Constitución "de abajo arriba y no de arriba abajo como en el 78".
Si gana el 'no', al día siguiente él mismo disolverá el Parlament y convocará elecciones autonómicas, y asume que esto puede ocurrir porque el Govern quiere que participen todos los catalanes y luchará para que también se movilicen los contrarios a la independencia.
Sobre la participación, ha dicho que si el referéndum fuera acordado como querría el Govern no sería suficiente con el 20%, y ha reivindicado que lo que determina la validez del resultado es la movilización y no es si es acordado o no: "No hay que fijar un mínimo, si hay mucha y un resultado claro, el resultado estará bien".