Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Carod pide un Gobierno catalán fuerte tras el 9N para que la independencia llegue en "meses"

"Uno de los puntos más débiles del proceso es que tenemos un Govern débil"
El exvicepresidente de la Generalitat y exlíder de ERC Josep Lluís Carod-Rovira ha reivindicado un Gobierno catalán fuerte tras la consulta del 9 de noviembre, para que la independencia llegue en "cuestión de meses".
Lo ha dicho este martes al presentar la tercera edición de su libro '2014' (Pagès Editors), acompañado por el líder de ICV-EUiA, Joan Herrera, y el diputado de CUP en el Parlament David Fernández.
"En estos momentos, uno de los puntos más débiles del proceso es que tenemos un Govern débil", según Carod, que ha constatado una paradoja: amplio consenso sobre el soberanismo, pero no en políticas sociales y económicas.
Así, el Govern ha pactado pregunta y fecha de la consulta con ERC, ICV-EUiA y CUP, mientras que proyectos como el BCN World se impulsan con el apoyo del PSC: una situación que no puede continuar más allá del 9N, según Carod.
"El proceso no puede hacerse desde la debilidad de un Govern que no tiene mayoría. No podemos afrontar así un proceso", ha asegurado el exmilitante de ERC, y ha pedido amplios consensos sobre el modelo social, cultural y democrático.
Además, ha vuelto a instar a la Generalitat a dotarse de una Consejería de Exteriores, y a trabajar de forma "discreta" en ámbitos como la seguridad y la energía.
"¿Sabemos quién controla la electricidad, el agua, el gas, la energía nuclear, la telefonía móvil y las telecomunicaciones? Todo esto se debe estar trabajando discretamente", ha defendido, porque tiene la impresión de que el Gobierno de Cataluña no lo hace.
PAPEL DE LAS IZQUIERDAS
Carod ha vuelto a augurar que el sistema de partidos vigente desde la Transición experimentará notables cambios en poco tiempo, y desea que, ante la consulta, "las izquierdas catalanas lleguen a este momento con las mejores condiciones posibles".
"En caso contrario, en el escenario que vendrá después, volverán a no tener la hegemonía las fuerzas de izquierdas", ha advertido Carod, que además emplaza al PSC a dar un giro de 180 grados.
Para él, el catalanismo --que define como "el patriotismo de los catalanes y catalanas"-- está en una nueva etapa, ya que el centro-derecha ha renunciado a alcanzar acuerdos con el Estado, mientras que buena parte de centro-izquierda ha abandonado el federalismo.
"Todo el catalanismo político ha salido de sus posiciones clásicas porque la sociedad civil catalana lo cuestiona todo" tras el malestar que provocó el recorte del Estatut por parte del Tribunal Constitucional (TC), y desde entonces ha asentado el derecho a decidir entre los catalanes de forma transversal.