Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Carod cree que Madrid perdió porque la identifican con arrogancia, corrupción y dopaje

Avala que Mas compare la cadena con la marcha de Luther King y cree que se ha sacado contexto
El exvicepresidente del gobierno catalán y exlíder de ERC Josep Lluís Carod-Rovira ha asegurado este martes que Madrid no tendrá unos Juegos Olímpicos porque se la identifica con una "combinación explosiva" de arrogancia, corrupción y dopaje.
En declaraciones a Cuatro recogidas por Europa Press, ha argumentado que la candidatura española también tenía otros factores negativos, como "las expresiones de racismo en algunos estadios y las manifestaciones fascistas" de algunos dirigentes de Nuevas Generaciones.
"Todo bien mezclado debe de haber inspirado poca confianza en las personas que deciden sobre esto", ha sentenciado Carod, que ha evitado pronunciarse sobre si quería que la capital española albergara los juegos argumentando que le queda lejos.
"Yo no soy nadie para alegrarme ni para lamentarme. La capital de mi país en su momento ya tuvo unos Juegos y estoy muy contento", ha concluido el expresidente de ERC, que sí se opuso a la candidatura de Madrid para los Juegos de 2012.
VIA CATALANA
Carod ha previsto que la 'Vía catalana hacia la independencia' será una movilización exitosa y la "expresión pacífica" de que los catalanes quieren votar si siguen formando parte de España o se independizan.
Ha avalado que el presidente Artur Mas comparara la Vía Catalana con la marcha liderada hace 50 años por el reverendo Martin Luther King porque ambas son movilizaciones mayoritarias y pacíficas, y ha lamentado que se ha intentado sacar de contexto las palabras del presidente.
El exvicepresidente ha criticado que en Madrid existen unas élites extractivas que condicionan negativamente la actividad económica: "Si antes España era Castilla, ahora España es Madrid. Madrid se ha quedado con España".
Ha sentenciado que el Estado busca una uniformidad en sus territorios que ha derivado en que los catalanes tengan una capacidad nula para sentir "un vínculo emocional" cercano.