Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Casa Blanca buscará un programa nuevo para el paso de camiones mexicanos

El presidente de EEUU, Barack Obama, ha encargado a su Administración que proponga un nuevo programa para el paso de camiones mexicanos que cumpla las obligaciones de EEUU bajo el TLCAN y respete las preocupaciones del Congreso.
En su rueda de prensa diaria, el portavoz de la Casa Blanca, Robert Gibbs, indicó que "el Gobierno entiende las preocupaciones" de México después de que la ley de Presupuesto aprobada la semana pasada cancelara los fondos para un programa piloto para el tránsito de camiones mexicanos por EEUU.
Como respuesta, México ha anunciado que aumentará los aranceles sobre cerca de noventa productos estadounidenses.
Según explicó el portavoz estadounidense, Obama "ha encargado al Departamento de Transporte que colabore con el representante de Comercio Exterior y el Departamento de Estado, junto a los líderes del Congreso y representantes mexicanos, que propongan legislación para un nuevo programa" para los camiones.
Ese programa, precisó Gibbs, deberá "abordar las preocupaciones legítimas del Congreso y nuestro compromisos dentro del Tratado de Libre Comercio para América del Norte" (TLCAN).
Hasta el momento no se ha trazado un plazo para el diseño del plan alternativo pero, aseguró el portavoz, Obama opina que esta tarea "es una prioridad importante".
"Reconociendo que tenemos mucho trabajo encima de la mesa, esta será una de las cosas más importantes" de las que se ocupe el Gobierno, prometió el portavoz.
Estados Unidos considera a México "un valioso socio comercial", recordó Gibbs, que indicó que Obama ya transmitió esa opinión al presidente mexicano, Felipe Calderón, cuando ambos se reunieron en Washington pocos días antes de la investidura del mandatario estadounidense en enero.
Según Gibbs, "no queremos encontrar en un momento de ralentización económica que creamos o erigimos una barrera contra esa valiosa alianza comercial".
México y Estados Unidos pusieron en marcha el programa piloto original el 6 de septiembre de 2007, que permitía el ingreso de camiones de empresas certificadas de ambos países para que circularan por las carreteras del otro sin ninguna restricción, en cumplimiento con el TLCAN.
Antes de la puesta en marcha de este plan, los camiones mexicanos estaban restringidos a una zona comercial de aproximadamente 20 millas (32 kilómetros) en la franja fronteriza.
El Gobierno del entonces presidente George W. Bush argumentó siempre que los camiones mexicanos reunían todos los requisitos de seguridad vial de EE.UU..
Se calcula que cerca del 70 por ciento del comercio bilateral con México se produce por vía terrestre en camiones.
Según datos oficiales, hasta julio de 2008, diez empresas de camiones estadounidenses, con un total de 55 camiones y 69 conductores, participaron en el plan piloto. Del lado mexicano fueron 27 empresas con un total de 107 camiones. EFE