Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Catalá cree que los casos de corrupción revelan que la Justicia "funciona" y aboga por "perfeccionar" los tipos penales

Señala que el Ministerio trabaja en una reforma procesal para "agilizar" la tramitación de los grandes procesos
El ministro de Justicia, Rafael Catalá, ha destacado que las últimas operaciones contra la corrupción ponen de manifiesto que "el Estado de Derecho funciona", aunque considera que hay que "seguir perfeccionando los tipos penales" para "no dejar ningún resquicio" a las personas que incurren en delitos, como son los de corrupción.
Catalá ha participado este miércoles en A Coruña en el acto de clausura de la reunión anual de presidentes de Tribunales Superiores de Justicia, donde ha subrayado el "compromiso" del Gobierno para llevar a cabo "cuantas medidas sean necesarias" en materia de la lucha contra la corrupción.
Antes del acto de clausura, en declaraciones a los periodistas tras ser preguntado por posibles fallos en el sistema judicial ante el número de casos de corrupción, Catalá ha señalado que esta situación no manifiesta que funcione mal el sistema judicial, sino "lo contrario".
"Lo que pone de manifiesto es que el Estado de Derecho funciona y por lo tanto, el que comete algún tipo de delito, acaba ante los tribunales y con la imposición de las condenas que corresponden", ha señalado, Catalá, que considera que, en el ámbito del Códio Penal, "hay seguir perfeccionando los tipos penales".
Para Catalá, hay que "estar permanentemente estudiando nuestra legislación vigente", tanto la sustantiva del Código Penal como la procesal para también "agilizar la tramitación de los grandes procesos".
"NO DEJAR NINGÚN RESQUICIO"
Respecto al ámbito del Código Penal, Catalá ha ofrecido el "máximo diálogo" para "seguir perfeccionando los tipos penales y no dejar ningún resquicio" para las personas que incurren en delitos, como son los de corrupción, y "tengan el reproche penal adecuado".
En esta misma línea se ha manifestado durante su discurso, en el que ha destacado el "compromiso" del Gobierno de llevar a cabo "cuantas medidas sean necesarias" en la lucha contra la corrupción.
"Si nuestro marco normativo actual presenta dificultades en la lucha de la corrupción, presentaremos todas las herramientas para la lucha contra la misma", ha manifestado el titular de Justicia.
AGILIZAR TRÁMITES
En este mismo contexto, el ministro de Justicia se ha referido al proyecto de reforma de la Ley de Enjuiciamiento Criminal para agilizar los trámites. "Yo creo que la Justicia en general funciona con agilidad y sin embargo la tramitación de los grandes procesos se complica y en ocasiones transmite una imagen de que una justicia tardía es una justicia de menor calidad", asegura.
Por esa razón, desde el Ministerio, según ha indicado su titular, trabajan para presentar una reforma procesal "que permita que las grandes causas de tramitación compleja se puedan agilizar y se puedan finalizar piezas separadas de la instrucción para enjuiciarlas y que no se alargue durante años la tramitación de sumarios complejos", según ha explicado.
"SE PERSIGUE SEA QUIEN SEA"
Al acto de clausura también ha acudido, entre otros, el delegado del Gobierno, Samuel Juárez, quien también ha señalado que los casos de corrupción indican que "los controles funcionan y que en España no hay impunidad y que se persigue a los corruptos sea quien sea".
"Ésa es la principal conclusión, más allá de que siempre hay margen para mejorar los controles y los filtros para evitar que este tipo de conductas se puedan producir otra vez en el futuro", ha manifestado Juárez, en declaraciones a los medios.