Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Catalá, "sorprendido" de que un 25% vote a "marxistas" de Podemos que quieren dictar a los jueces próximas detenciones

El ministro de Justicia, Rafael Catalá, se ha referido este lunes a las recientes palabras del fundador de Podemos Juan Carlos Monedero sobre dirigir las investigaciones judiciales para mostrar su "sorpresa" de que un 25% de la población quiera votar a un partido que lleva en sus listas a "comunistas" y "marxistas" que no creen en la separación de poderes.
"No acaba de sorprenderme que el 25% de la sociedad española pueda querer que gobiernen", ha dicho en un desayuno en Madrid organizado por el diario Estrella Digital en relación con las palabras de Monedero en un mitin de Unidos Podemos en Cartagena (Murcia).
En este acto, uno de los fundadores de la formación que lidera Pablo Iglesias aseguró que en sus filas van "muchos jueces y guardias civiles porque están esperando un Gobierno que les dé la orden de detener a toda la cuerda de corruptos", algo que, según Monedero, "espera buena parte de la judicatura y de la Guardia Civil" que "está con" ellos.
Para Catalá, lo que hizo Monedero -a pesar de que Unidos Podemos atribuyó sus palabras al contexto de un mitin-- es "quitarse la piel de cordero" y mostrar cuál es el entorno de la formación de Pablo Iglesias.
En este sentido, ha pedido que se "revisen" los vídeos en La Tuerka y en otros programas de estos adversarios políticos porque dejan entrevere el "modelo de sociedad" y su visión sobre el funcionamiento de las instituciones, con jueces "al dictado de políticos para detener a otros".
MAQUIAVELISMO
Catalá ha calificado de "maquiavelismo" que se insinúe que el PP puede compartir una estrategia política con Unidos Podemos para polarizar la campaña del 26J. Al respecto, ha defendido que esta segunda formación se explica por la "crisis de valores" que ha permitido el auge de los populismo y ha insistido en que su opción preferida es que el próximo Gobierno esté presidido por el líder del PP, Mariano Rajoy, con el apoyo de PSOE y Ciudadanos.
El ministro ha apuntado que sería "absolutamente indeseable" que hubiera unas terceras elecciones por la "deslegitimación demoledora" que sufriría la política y ha pedido que la fuerza que tenga el 30% de respaldo electoral, caso del PP, pueda gobernar aunque tenga que "ajustar" parte de su programa en cuestiones como la reforma laboral.
De hecho, Catalá se ha mostrado partidario de "hacer la transición" en España, al igual que en Europa, para abrir paso a un gobierno de coalición en el que en la mesa del próximo Consejo de Ministros se sienten representantes del PP, del PSOE y Ciudadanos. Por eso, tras las elecciones del 26J, y en su opinión, Rajoy debería "coger el teléfono rojo" para llamar en primer lugar al líder de los socialistas, Pedro Sánchez, sin olvidar, en alusión a Albert Rivera, de que "el naranja también es muy útil".