Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cebek advierte de una "pérdida del ritmo de crecimiento" si se prolonga la falta de gobierno o hay nuevas elecciones

Aceptará lo que decida el nuevo Gobierno sobre la reforma laboral pero lamentaría que se les "prive de herramientas de competitividad"
El presidente de Cebek, Iñaki Garcinuño, ha advertido del riesgo de una "pérdida del ritmo de crecimiento" si se prolonga la falta de Gobierno central o si finalmente se tienen que repetir las elecciones generales, pero ha indicado que todavía no hay que "ponerse "especialmente nerviosos" porque se está en el "tiempo ordinario de negociación".
Garcinuño ha realizado esta reflexión en una rueda de prensa celebrada en Bilbao, en la que Cebek ha analizado la actual coyuntura económica y donde también se ha referido a la situación política tras las elecciones del pasado 20 de diciembre.
En este sentido, ha manifestado que la falta de un Gobierno durante un "tiempo prolongado" o la posibilidad de unas nuevas elecciones puede "dar lugar, sin duda, a una pérdida del ritmo del crecimiento, a un excesivo control en el gasto público y a una pérdida de confianza tanto interna como externa de inversores".
El presidente de la patronal vizcaína ha manifestado, no obstante, que no cree que se esté ya en "un tiempo de ponernos especialmente nerviosos" porque "no han pasado semanas o meses como para que esto sea así", dado que, a su juicio, todavía se está "en tiempos ordinarios de negociación" y "habrá que esperar".
No obstante, ha señalado que "preocupa, sobre todo", la "polarización" de las posiciones y que se hayan marcado "líneas rojas de forma tan contundente".
ESTABILIDAD
"Lo que deseamos nosotros es estabilidad, es algo que está sobre la mesa de todas las organizaciones empresariales, lo que queremos es que el ritmo de crecimiento se mantenga y que, cuanto menos se altere, mejor", ha agregado.
Cebek ha defendido favorecer un marco institucional estable como ocurre en Euskadi que "permita generar la confianza necesaria para atraer la inversión, la actividad empresarial y, como consecuencia de ello, el empleo".
Por lo tanto, ha indicado que, si se puede contar con "un Gobierno sólido, cuanto antes, tanto mejor" y ha añadido que, una vez que esté conformado, lo que les preocupa "no es ya que se forme, sino qué políticas se desarrolla".
En este sentido, ha hecho alusión a cuestiones que se han podido defender durante la campaña electoral pero que "son de difícil aplicación". "Quizá algunos partidos han abusado de ese tipo de cuestiones, donde predomina el gasto social y el gasto en todo tipo y lo que nos gustaría es que se centrara, sobre todo, en las empresa muchas de las medidas que el nuevo Gobierno tiene que aplicar", ha apuntado.
Garcinuño ha recordado que hay medidas y reformas estructurales que están "todavía pendientes de realizar" y que "van a generar mayor productividad y competitividad a las empresas".
"MEDIDAS POPULISTAS"
Asimismo, Garcinuño ha manifestado, en su comparecencia, que les preocupan las posibles "medidas populistas" de un futuro nuevo Gobierno, "que esté pensando quizá más en cumplir compromisos de campaña electoral en lugar de medidas necesarias y reformas estructurales necesarias", en referencia, según ha precisado, al tema del Concierto Económico y a una posible supresión de este instrumento que planteaba Ciudadanos.
"Que duda cabe que las tensiones motivadas por el proceso catalán o el déficit público son incertidumbres que realmente nos preocupan y pueden afectar al crecimiento futuro", ha añadido, por otra parte, Garcinuño.
Por otro lado, respecto a que un nuevo Gobierno central podría plantear una posible derogación de la reforma laboral, Garcinuño ha asegurado que esa modificación que se llevó a cabo era "algo esperado" por la patronal vizcaína porque "siempre se ha deseado que la empresa tuviera capacidad de adaptación a la crisis".
"Necesitamos medidas de flexibilidad que pudieran hacer que una empresa, ante un devenir como es una caída fuerte de pedidos, pudiera responder con este tipo de medidas", ha agregado.
El responsable de Cebek ha afirmado, por tanto, que para la patronal vizcaína la reforma laboral "era una necesidad, una exigencia", pero, "en ningún caso, ha condicionado nuestra capacidad negociadora".
Por lo tanto, ha asegurado que, si un futuro Gobierno central decide que se tiene que modificar la reforma laboral, Cebek, "lejos de lamentar el hecho de que reformen aspectos necesarios", ha asegurado que ello "jamás condicionaría nuestra negociación colectiva".
"Y ello a diferencia de lo que ha ocurrido con sindicatos como ELA y LAB que, en el primer momento, en el que no nos sentabamos a la mesa, si no existia una renuncia expresa e integral a esa reforma, no cabía seguir negociando", ha añadido.
El presidente de Cebek ha manifestado que aceptarán "el devenir" de lo que el futuro Gobierno decida sobre la reforma laboral, aunque "lamentarían" que se les "prive de herramientas imprescindibles para la competitividad.
Garcinuño ha señalado que la patronal vizcaína también plantea que debe ser modificada la reforma de cara a introducir "mejoras", sobre todo, ante la "judicialización que se ha dado de determinados aspectos porque no ha quedado clara su aplicación". "La reforma laboral nos ha aportado elementos necesarios, es posible que nos venga bien a todos el hecho de que se reformen algunos de ellos", ha añadido.