Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Cervantes financiará en 2015 la mitad de su presupuesto con ingresos propios

Gracias a la venta de edificios y el aumento de beneficios por oferta de cursos y diplomas
El Instituto Cervantes financiará en 2015 algo más de la mitad de su presupuesto (un 52,8 por ciento) con ingresos propios derivados fundamentalmente de la venta de algunos edificios y el aumento de los beneficios por la oferta de cursos y diplomas.
Si en el año 2009 el grueso del presupuesto del Cervantes procedía de transferencias del Estado (hasta 90 millones en ese año), desde el año 2013 el instituto ha mejorado su capacidad de autofinanciación, que ha pasado de un 36 por ciento en ese año al 53,9 por ciento en 2014.
El proyecto de Presupuestos Generales del Estado (PGE) dispone para el Cervantes un montante de 114,8 millones de euros, 4 millones más que en 2014, aumento que se empleará en cubrir 43 plazas que permanecen vacantes como consecuencia de la restricción del gasto en año anteriores, ha avanzado el director del centro, Víctor García de la Concha, en su comparecencia en el Congreso para presentar las cuentas del próximo ejercicio.
García de la Concha ha querido poner en valor la gestión de los recursos que ha hecho el Cervantes en estos años de crisis, en los que a pesar de los recortes no se ha cerrado ningún centro (salvo el de Damasco por motivos de seguridad) ni se ha despedido a personal, sino que se ha avanzado en la línea de mejorar la autofinanciación.
Este aumento en los ingresos propios procederá en parte de la venta de algunos inmuebles en 2015 por un valor estimado de 4,35 millones de euros.
Si este año se ha renunciado a los edificios singulares que el Cervantes tenía en Londres y Tel Aviv (por 16 millones de libras y 4 millones de euros, respectivamente), el año próximo se prevé la venta de los centros de Bruselas (tasado en 3,2 millones de euros), un piso del edificio de Sao Paulo (por 1,8 millones) y otros pisos en Atenas y Varsovia por más de 3 millones de euros, ha detallado el director.
Además de estos ingresos por la venta de varias sedes del Cervantes, el instituto también aumentará en 2015 sus ingresos por las actividades que ofrece, que crecerán un 2,6 por ciento respecto de 2014.
ACUERDO CON JUSTICIA
Este incremento se debe fundamentalmente al proyecto que desarrollará con el Ministerio de Justicia para gestionar las pruebas de lengua e integración cultural para la obtención de la nacionalidad española.
Pero también aumentarán los ingresos por el curso Aula Virtual del Español y los de formación de profesores que, junto con los cursos especiales (dirigidos a niños o de español económico, entre otros), están experimentando un aumento de la demanda y suponen en algunos centros hasta el 80 por ciento de las matrículas.
El diputado socialista José Andrés Torres Mora ha expresado sus dudas respecto de si es una buena idea a largo plazo deshacerse de patrimonio para alquilar otras sedes.
García de la Concha le ha respondido que los edificios que se están vendiendo, aunque muchos de ellos son singulares y están situados en muy buenas zonas, no son áreas idóneas para el instituto, que tiene que emplazarse en aquellos barrios donde hay movimiento de estudiantes, adonde por cierto, ha dicho, se han movido el resto de institutos de lengua europeos.
El director ha advertido que está bajando de forma notoria la demanda de cursos presenciales, mientras sube cada vez más la oferta digital, por lo que contar con un edificio emblemático deja de tener el sentido que tenía en el pasado, ha dicho.
Por otro lado, ha avanzado que el Cervantes está trabajando junto con la Universidad Autónoma de México, la Universidad de Salamanca y Telefónica en la creación de un diploma de certificación digital de español, basado en el sistema de puntos, que empezaría a funcionar en octubre de 2015 y que podría multiplicar por "decenas de miles" las matrículas en el centro.