Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cifuentes no defenderá "jamás" un escrache pero cree que no se pueden usar diferentes varas de medir según el afectado

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, ha manifestado que "jamás" defenderá un escrache ya que "son una forma de coacción inaceptable" pero ha incidido en que no se pueden usar "diferentes varas de medir según sea el destinatario".
"Yo lo que pediría es que no se utilizarán dobles varas de medir, no puede ser que lo que para unos es libertad de expresión resulta que si se lo hacen a otros es delito, es fascismo y es una cosa intolerable", ha trasladado la presidenta regional a los medios de comunicación al ser preguntada por el incidente que sufrió este martes el concejal de Salud, Seguridad y Emergencias, Javier Barbero, en el que fue increpado por policías municipales.
Durante una visita a San Sebastián de los Reyes para mostrar el pastoreo que se realiza en la zona, Cifuentes ha dicho que "sabe de lo que habla" al haber vivido ella uno cuando era Delegada del Gobierno. "A mí me hicieron uno en la puerta de mi casa con mi hijo mirando desde el balcón, que no fue precisamente pacifico porque si no me meto en un restaurante que estaba abierto aquello termina con violencia física", ha recordado.
Cifuentes ha trasladado que en aquel entonces echo de menos "voces de apoyo" ya que, a su juicio, lo que escucho a quienes afirmaban que aquello era "libertad de expresión" así como que formaba parte "de la expresión lógica y de la libertad los ciudadanos". "Creo que hay que ser un poco serio y riguroso y efectivamente condenar ese tipo de manifestaciones que van más allá del derecho de manifestación", ha aseverado al presidente.
En este sentido, le ha recordado a Barbero que "algunos de sus compañeros de filas que están sentados ahora en el Ayuntamiento de Madrid no sólo defendieron sino que participaron activamente en todo tipo de escraches". "Yo recuerdo un escrache que se le hizo a la señora Rosa Díez que fue alentado protagonizado por el nuevo líder de la nueva izquierda el señor Pablo Iglesias", ha recalcado.
La presidenta regional ha llamado a la "coherencia" y ha pedido poner unas normas "que valgan para todos no solamente cuando afectan a los nuestros".