Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Ciudadanos ultima su equipo negociador para buscar acuerdos con PP y PSOE

Albert Rivera y Toni CantóEFE

Ciudadanos está preparando el equipo negociador que mantendrá conversaciones simultáneas con el PP y con el PSOE para acordar una hoja de ruta con las grandes reformas que debería llevar a cabo el próximo Gobierno, cuya composición debería ser, según el partido de Albert Rivera, lo último que se decida en esas negociaciones.

Según fuentes de la formación naranja consultadas por Europa Press, la idea es que ese equipo esté integrado por cinco personas, incluidos el portavoz de C's en el Congreso de los Diputados, Juan Carlos Girauta; el portavoz adjunto José Manuel Villegas --vicesecretario general del partido-- y, posiblemente, el secretario general del grupo parlamentario, Miguel Gutiérrez, auxiliados por otras personas.
Ciudadanos vuelve a asumir un papel de mediador entre dos partidos que, según denuncia, mantienen un "guerra fría" y rechazan sentarse juntos en la misma mesa. Así, hablando por un lado con uno y por otro lado con el otro, pactó con PP y PSOE la composición de la Mesa de la Cámara Baja, que Rivera presenta como un logro importante dada la dificultad de poner de acuerdo a esas dos formaciones.
En C's creen que si se consiguió entonces, se debe intentar también ahora para que se forme por fin un nuevo Gobierno y empiece a trabajar, aunque admiten que en esta ocasión va a resultar más complicado. De esta labor se encargará un equipo negociador que, según las fuentes, tendrá suficientes competencias de interlocución.
En sendas conversaciones telefónicas, Rivera habló con el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez , el sábado pasado, y con el presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy , dos días después, sobre iniciar un diálogo que explore fórmulas para permitir la gobernabilidad de España.
Sin embargo, la idea de Ciudadanos es que ni Rajoy, ni Sánchez, ni Rivera participen en los contactos, de los que se encargarían las ejecutivas de los partidos. Esto podría ser lo más conveniente en el caso de que el candidato del PP, el del PSOE o ambos, acabasen retirándose. En C's creen que Rajoy no tiene "credibilidad" para liderar una nueva etapa de regeneración política, y en cuanto a Sánchez saben que su fuerza o su debilidad depende en gran parte de lo que se decida dentro de su partido.
EMPEZAR A HABLAR TRAS LAS RONDA DE CONSULTAS DEL REY
Las conversaciones comenzarán tras la segunda ronda de consultas que el Rey mantendrá con los líderes políticos hasta el próximo martes con vistas a proponer un candidato para el debate de investidura en el Congreso de los Diputados, aunque de momento no se ha concretado ningún futuro encuentro.
Rivera insiste en que los tres partidos que, en su opinión, se sitúan en la "centralidad política" en España y representan a "más del 70 por ciento de la población" deben demostrar altura de miras y responsabilidad. Lo que pide al PP y al PSOE es que uno de los dos se abstenga para permitir la investidura de un presidente del Gobierno del otro partido, que gobernaría en minoría pero con una estabilidad, ya que se dedicaría a llevar a cabo las reformas previamente acordadas y aprobadas en las Cortes. Ciudadanos, por su parte, también ofrecería su abstención.
Esta es la única opción factible que contempla la formación naranja, ya que la otra posibilidad, que gobierne el PSOE con el apoyo de Podemos y con la abstención o el voto favorable de partidos nacionalistas o independentistas, sería rechazada por los 40 diputados de Ciudadanos. No solo por el riesgo de que se intentara "trocear la soberanía nacional" proponiendo un referéndum de autodeterminación para Cataluña, sino también por las incompatibilidades entre el programa económico de Podemos y el de C's.
IR INFORMANDO DE LOS AVANCES EN LAS NEGOCIACIONES
Conscientes de que uno de los mayores escollos puede ser la composición del Gobierno y quién debe liderarlo, los de Rivera quieren dar transparencia a las conversaciones con PP y PSOE para ir informando de los avances que se hagan y así generar unas expectativas en la opinión pública.
Cuando, al final del proceso, lo único que falte por determinar sean los cargos y los nombres, creen que tanto al PP como al PSOE les resultará más complicado justificar una postura  obstaculizadora por un desacuerdo en ese punto. También pretenden dejar en un segundo plano la fórmula concreta de gobierno y la duración de la legislatura.
Pero el diálogo podría pasar por situaciones complejas antes de llegar a ese momento, ya que los de Rivera pretenden abordar cuestiones como la modificación de la ley electoral, un acuerdo contra la corrupción, medidas contra la precariedad laboral y las líneas maestras de un pacto nacional por la educación, según las fuentes consultadas.