Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los administradores de Clesa e Hibramer acusan a los Ruiz-Mateos ante la Audiencia Nacional

La Audiencia Nacional ha admitido la personación de los administradores concursales de Clesa e Hibramer como acusaciones particulares en la causa penal abierta contra la familia Ruiz-Mateos por presuntos delitos de estafa e insolvencia punible, según informaron fuentes jurídicas a Europa Press.
De esta forma, los actuales gestores de ambas empresas del grupo Nueva Rumasa se suman a las 23 acusaciones particulares presentes en la causa, en representación de más de 300 inversores en pagarés de Nueva Rumasa, y a la Fiscalía Anticorrupción en su petición de responsabilidades penales contra los Ruiz-Mateos.
El Juzgado Mercantil número 6 de Madrid y el Juzgado Mercantil número 1 de Valladolid ya apartaron a los Ruiz-Mateos de la gestión de Clesa e Hibramer, respectivamente, dentro de los procesos concursales.
Los administradores se suman a la causa penal con la finalidad de reclamar parte de las deudas de las empresas a antiguos gestores en caso de que el juez dictamine su responsabilidad civil en la gestión de las sociedades, según fuentes jurídicas.
Clesa, fabricante de lácteos, cuenta con un pasivo directo de 293 millones y otros 766 millones de "riesgos indirectos", según el informe concursal. Hasta que los Ruiz-Mateos fueron apartados de la gestión, el administrador único de la empresa de lácteos era Álvaro Ruiz-Mateos y el 100% de las participaciones eran propiedad de la sociedad Alinda Finance, radicada en las Antillas holandesas.
Por su parte, Hibramer, empresa de ovoproductos, cuenta con un pasivo de casi 100 millones de euros y su propietaria era la sociedad Trindal Investment, radicada en Belice. El pasado mes de marzo, seis días antes de presentar el concurso, los Ruiz-Mateos nombraron al sobrino del patriarca Zoilo Pazos administrador único de la empresa.
Los jueces mercantiles también retiraron a los Ruiz-Mateos el poder de administración de Elgorriaga, los hoteles de Hotasa en Baleares, Grupo Dhul, Cacaolat, Carcesa, Cavas Hill y Cárnica Oliventina. Según fuentes jurídicas, no se descarta que los administradores concursales de estas sociedades del 'holding de la abeja' se sumen al proceso penal.
La Audiencia Nacional acusa al fundador de Nueva Rumasa, José María Ruiz-Mateos, a su mujer, Teresa Rivero, a sus seis hijos varones y a su sobrino, Zoilo Pazos, de presuntos delitos de estafa y apropiación indebida por la venta de pagarés del grupo a los inversores e investiga el paradero del dinero.
Los Ruiz-Mateos emitieron pagarés de siete empresas: Dhul, Clesa, Carcesa, Nueva Hotasa, Rumanova, Inversiones Ruiz-Mateos y José María Ruiz-Mateos SA con la finalidad de destinar las inversiones al crecimiento del negocio.