Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Colegio de Médicos amparará a quienes objeten a alimentar forzosamente a Haidar

La OMC ha indicado que existe normativa en España que permite respetar la voluntad de rechazar la alimentación y ha recordado que en el caso de Aminatu Haidar no se trata de una persona en régimen penitenciario, ni de eutanasia, ni tentativa de suicidio, por lo que "la huelga de hambre como medio de protesta pacífica es una situación diferente", explica el comunicado.
Respeto sin abandono médico
La Declaración de la Asociación Médica Mundial sobre la atención a personas en huelga de hambre "prioriza" el respeto a la voluntad del huelguista, "pero señalando que esto no significa abandonarle médicamente".
El médico debería cumplir la orden judicial de alimentar a la persona en contra de su voluntad salvo si optara por plantear la objeción de conciencia, en cuyo caso recibirá el amparo de la corporación colegial.
Dialogar con el paciente primero
Esta declaración subraya la importancia de dialogar con el paciente para clarificar los matices de su posición, pues en los conflictos políticos el respeto a la negativa a tomar alimento se puede conciliar con una hidratación, "lo cual concede un margen de tiempo que siempre facilita una salida negociada".
La Deontología Médica obliga a respetar las decisiones libres de una persona competente, pero el profesional debe valorar hasta qué punto se trata de una decisión libre, sin manipulaciones ni coacciones, ha concluido esta organización.
Rubalcaba y la Policía
Por otro lado y también en relación con la entrada en España de Aminatou Haidar, el ministro de Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha asegurado que fue la Policía la que tomó la decisión de permitir esa entrada sin ningún tipo de injerencia política. En este sentido, Rubalcaba ha defendido que la actuación de los agentes policiales fue "estrictamente" legal. 
"Fue una decisión policial, en el ámbito policial, aplicando estrictamente la Ley y no tuvo ninguna interferencia de ningún tipo de institución ni autoridad política, y punto". Para el Ministro de Interior, "la Policía hizo su trabajo, aplicó la Ley sin interferencia de nadie y nada más, entre otras cosas porque a la Policía no hay que recordarle que cumpla la Ley porque lo hace todos los días". "Se aplicó la Ley, la Policía como siempre aplicó la Ley, no hay acusación a la Policía: ¿cómo se puede acusar a alguien de aplicar la Ley?, zanjó.