Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Comienza en Cáceres el juicio contra el presunto pederasta del barrio de Las 300 que se enfrente a 221 años de prisión

El abogado del turno de oficio pide la absolución y la fiscalía solicita 221 años de prisión
La Audiencia Provincial de Cáceres acoge desde este viernes el juicio contra el presunto pederasta del barrio de Las 300, Abel M.C, de 33 años para el que la Fiscalía pide 221 años de prisión por ser el presunto autor de 38 delitos relacionados con abusos a menores, mientras que el abogado defensor, adscrito al turno de oficio, pedirá la absolución, aunque el acusado reconoce que mantuvo relaciones con dos chicos que pensaba que eran mayores de edad.
La vista ha comenzado pasadas las 10,30 horas a puerta cerrada para garantizar la identidad de los menores, un total de 33 que prestarán declaración la semana que viene, ya que en la jornada de hoy está previsto que preste declaración el acusado, según ha indicado el abogado defensor Miguel Castro.
Castro ha explicado, momentos antes de empezar el juicio, que su defendido "está tranquilo" y que "desde el principio ha colaborado con la justicia". Ha ido a visitarlo a la cárcel varias veces y persiste en su versión inicial de que "mantenía mucha relación con los menores a través del fútbol" porque se creaban grupos en las redes sociales para quedar con los partidos y que, "como pasa algunas veces con los jóvenes, se intercambiaban videos pornográficos, pero mantiene que muchos de esos videos no han salido de sus propios medios".
Además, el acusado ha reconocido que con dos chicos había tenido "cierta relación" pero que creía que eran mayores de edad porque jugaban en equipos juveniles y ha añadido que la relación "con esos dos jóvenes" había sido consentida.
Tras la declaración de Abel, la semana que viene pasarán por la Audiencia Provincial los 33 menores que han presentado denuncias y después, llegará la evaluación de las pruebas periciales. "Eso va a ser muy importante", ha dicho Castro, ya que existe mucho material fotográfico y vídeos de menores que no concuerdan con las denuncias presentadas".
DETENIDO EN ENERO
Cabe recordar que los hechos de este caso se remontan al pasado mes de enero cuando el acusado fue detenido, tras las denuncias presentadas por algunos padres, como presunto autor de delitos de corrupción, pornografía infantil y abusos sexuales a menores.
Cinco meses después, el pasado mes de junio, la Fiscalía concluyó el escrito de acusación en el que solicita 221 años de prisión por 38 delitos. De ellos le imputa doce delitos por utilización de menores para la elaboración de material pornográfico; seis de utilización de menores para la elaboración de material pornográfico en grado de tentativa y un delito de coacciones en grado de consumación.
Abel M.C está acusado también de 11 delitos de coacciones en grado de tentativa, de siete delitos de agresión sexual, un delito de difusión de material pornográfico y otro delito de cultivo de drogas tóxicas y de facilitarlas a menores de 18 años.
PERFIL FALSO EN TUENTI
Según informó en enero la Policía Nacional, el presunto pederasta tenía un perfil falso en Tuenti, donde se hacía pasar por una chica con el nombre de Marian, y contactaba con los menores a los que terminaba enviándoles fotografías de carácter pornográfico que bajaba de Internet en las que aparecía una mujer desnuda.
Así, convencía a los menores para que estos le enviaran también fotos suyas eróticas y después quedaba con ellos en persona haciéndose pasar por una chica. Si no accedían a la cita les amenazaba con publicar sus fotos en Internet, aunque Abel M.C siempre ha desmentido que abusara sexualmente de los menores.
El juicio, que ha comenzado este viernes en la Audiencia Provincial de Cáceres, se prolongará varias jornadas debido a las declaraciones que hay que tomar a los 33 chavales y la evaluación de las numerosas pruebas periciales, muchas de ellas fotos y videos que se consiguieron en el ordenador de Abel.