Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Comisaría Especial de la Casa del Rey decidirá sobre el dispositivo durante la llegada de la Infanta al Juzgado

La Comisaría Especial de la Casa del Rey decidirá sobre el dispositivo de seguridad en torno a la Infanta Cristina a su llegada los Juzgados de Palma para declarar como imputada el próximo 8 de febrero, han informado a Europa Press fuentes policiales.
Estas mismas fuentes han indicado que este dispositivo aún no está diseñado y que previsiblemente no se conocerá en su integridad hasta el mismo día de la declaración de la Infanta o hasta la víspera por motivos de seguridad.
Es esta Comisaría Especial la que tiene la última palabra a la hora de establecer los controles pertinentes si bien estos se suelen plantear con el acuerdo de todas las autoridades competentes que intervienen habitualmente en la zona.
La Casa del Rey cuenta con esta Comisaría Especial que está integrada por policías y guardias civiles y está integrada dentro de la Comisaria General de Seguridad Ciudadana al igual que la Comisaría del Congreso, la del Senado o la de la Presidencia del Gobierno.
PRECEDENTE IÑAKI URDANGARÍN
Con motivo de la última declaración en el mismo Juzgado de Iñaki Urdangarín el 23 de febrero de 2012 también fue la Comisaría Especial de la Casa del Rey la que estableció el plan de seguridad. En esa ocasión no se permitió el contacto entre la gente y el Duque de Palma en el tramo a pie desde el coche hasta la puerta del Juzgado.
En cuanto a los medios de comunicación, se les citó con unas horas de antelación y se facilitó un carné nominativo a aquellos periodistas que se habían acreditado previamente.
Ese documento permitía acceder y deambular por las calles aledañas a los Juzgados, cuyo acceso estaba restringido. En cada calle un policía pedía ese carne, tanto a la entrada como a la salida.
Además se establecieron sistemas de inhibición que impedía el uso de algunos terminales móviles. Hasta el lugar se desplazaron entonces personas que se manifestaron, pero en ningún momento tuvieron contacto visual con Urdangarín.