Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Comisión de Control selebró su primera reunión este fin de semana

La Comisión de Control de la consulta soberanista del 9N, el equivalente a la Junta Electoral, hizo este fin de semana su primera reunión para empezar a desarrollar la Ley de consultas no refrendarias, según han informado este lunes a Europa Press fuentes del Govern.
Fue tras este encuentro cuando se supo que uno de sus miembros, el doctor en ciencia política y docente de la Universitat Autònoma de Barcelona (UAB) Joaquim Brugué, dejaba el cargo después de que el presidente de la Generalitat, Artur Mas, firmase este jueves su nombramiento.
El presidente firmó el decreto después de que el Tribunal Constitucional (TC) suspendiera cautelarmente la Ley de Consultas no refrendarias --que aprobó el Parlament con el voto de CiU, ERC, PSC, ICV-EUiA y la CUP-- y el decreto de convocatoria de la votación del 9 de noviembre.
Brugué, que ocupó la Dirección General de Participación Ciudadana de la Generalitat durante el tripartito, fue propuesto por ICV-EUiA, y formaba parte de este órgano con otros siete especialistas en la materia sugeridos por CiU, ERC y la CUP: Mercè Barceló, Alfons González, Miquel Martín, Marc Marsal, Jordi Matas y Benet Salellas.
En declaraciones a Rac1 recogidas por Europa Press, el conseller de Presidencia y portavoz del Govern, Francesc Homs, ha asegurado que respeta la decisión de Brugué: "No puedo hacer otra consideración".
Preguntado por el hecho de que la Comisión de Control se reuniese este fin de semana a pesar de la suspensión del Tribunal Constitucional (TC), ha señalado: "Sólo faltaría que seis personas no se puedan reunir en estos tiempos que corren".
Uno de los miembros de la Comisión de Control, el abogado Benet Salellas, propuesto por la CUP, ha dicho que la junta puede funcionar con seis miembros, pero que estarán a la espera de que el Parlament nombre un sustituto de Brugué.
Según Salellas, los miembros de la Comisión de Control están velando por que "todo sea pulcro, perfecto y para que nadie pueda discutir las formas", ha explicado en declaraciones a Catalunya Ràdio recogidas por Europa Press.