Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Comisión de Garantías de Guanyar Alicante estima que Nerea Belmonte infringió cuatro artículos del código ético

El informe de la Comisión de Garantías de Guanyar Alacant ha dictaminado este miércoles que la edil de Acción Social y Vivienda en el Ayuntamiento de Alicante y miembro de la formación, Nerea Belmonte, "incumplió" el código ético de la coalición en cuatro de sus artículos, por lo que la conmina a dejar su cargo en el consistorio municipal.
Según han confirmado a Europa Press fuentes de la formación, la resolución de la Comisión de Garantías, que se ha leído durante la reunión de la Asamblea que se celebra desde las 20.00 horas, estima que Nerea Belmonte debería renunciar a su cargo de acuerdo con el artículo 1.6 del código ético.
En el encuentro, la Asamblea debe tomar una decisión sobre el futuro de la concejal, tras la petición de dimisión efectuada por el alcalde socialista, Gabriel Echávarri, y de que el líder de Guanyar, Miguel Ángel Pavón, haya defendido "la pervivencia del proyecto político por delante de las personas".
Aunque la decisión de la Comisión se tomó ayer martes por la noche tras escuchar a la subcomisión y oír a la edil, no ha sido hasta este miércoles cuando se ha leído la resolución que concluye "por unanimidad" que Belmonte "transgredió el código ético" en varios de sus artículos.
En concreto, las mismas fuentes han precisado que se trata del artículo 3.8, al participar "directa o indirectamente" en un proceso de contratación del Ayuntamiento y el artículo 3.7, por haber contratado con una empresa constituida con posterioridad a su toma de posesión como edil "corriendo el riesgo de generar dependencias o clientelismos".
Asimismo, la Comisión considera que incumplió el 3.2, por no haber renunciado a un regalo en forma de un pase para asistir a la Madrid Fashion Week "que le hizo una amistad común con los socios" de la empresa a la que contrató; y, por el artículo 3.11, por tolerar la adjudicación continuada con una empresa de amigos y por no "perseguir con firmeza" cualquier signo de "fraude o corrupción".