Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Comunidad de Madrid multa a Diviertt con 16.000€ por quedarse con el dinero de entradas del Spacefest de enero de 2013

Facua estima en unas 6.000 las entradas pendientes de reintegro, cifra que la Comunidad rebaja a 398
La Dirección General de Consumo de la Comunidad de Madrid ha impuesto una sanción de 16.000 euros a la empresa Diviertt --propiedad de Miguel Ángel Flores, promotor de la fiesta del Madrid Arena que en noviembre de 2012 se saldó con la muerte de cinco jóvenes-- tras quedarse con el dinero de las entradas de la fiesta Spacefest, programada para enero de 2013 y finalmente cancelada.
En la resolución, a la que ha tenido acceso Europa Press, se explica que las actuaciones sancionadoras tienen como objeto "la tutela de los intereses generales de los consumidores", por lo que la reparación individual de los daños y perjuicios de los compradores de las entradas debe dilucidarse en los tribunales de justicia.
Tras conocer la resolución, Facua ha tiltado de "ridícula" la multa. Diviertt había organizado el SpaceFest para fin de año en el pabellón Madrid Arena pero, tras la tragedia del Madrid Arena, la compañía de Miguel Ángel Flores decidió posponerla a marzo y, más tarde, cancelarla.
Facua recomendó a los afectados por la cancelación del SpaceFest que denunciasen también de forma particular. Las plataformas creadas en las redes sociales estimaron en unas 6.000 las entradas pendientes de reintegro aunque algunas ya han sido devueltas tras las correspondientes denuncias en los juzgados, ha explicado Facua.
Desde la Comunidad de Madrid han asegurado que los reclamantes que pidieron la devolución de su entrada ante Consumo "no fueron 6.000, como dice Facua, sino 398 exactamente". "Las reclamaciones se presentaron entre enero y agosto de 2013. Facua presentó su denuncia en abril. Las reclamaciones habían empezado a presentarse en enero", han detallado.
La organización de consumidores ha lamentado la "lentitud" con la que la autoridad de Consumo de la Comunidad de Madrid ha abordado la situación, concretamente un año y medio después de la denuncia, a lo que han añadido que la sanción "no haya sido proporcional a las dimensiones del fraude cometido contra los consumidores que compraron entradas".
SÓLO PUEDEN SANCIONAR A LA EMPRESA
Desde Consumo han explicado a Europa Press que se han limitado al ámbito que le corresponde, esto es, la sanción por no devolver el precio de las entradas al evento cancelado de la fiesta de Nochevieja. "No puede devolver el precio de las entradas a cada uno de los reclamantes ni sustituirlos en su reclamación de cantidades al juzgado. Sólo puede sancionar a la empresa, como ha hecho, por la comisión de una infracción administrativa", han apostillado.
La misma dirección ha explicado que el 30 de abril de 2013 Flores compareció ante la inspección, donde se le requirió por acta que devolviera el precio de las entradas hasta esa fecha reclamadas. Un mes después, y en el escrito de vuelta, el empresario indicó que había devuelto el importe de las entradas a cuatro reclamantes y que tenía "voluntad de devolver el importe de todas y cada una de las entradas". Lo hizo "sin acreditar la devolución del resto".
En septiembre de 2013, "dada la falta de respuesta" de Flores y su "nula voluntad de devolver el dinero", la Comunidad remitió todas las reclamaciones a la Fiscalía de Madrid, en previsión de que hubiera indicios de un delito de estafa.
La Fiscalía archivó las diligencias argumentando que existe una causa penal abierta por juicio de faltas ante el juzgado de instrucción número 12 de Madrid y que el asunto de la devolución del precio de las entradas es una cuestión meramente civil, por lo que no correspondía al fiscal formular demanda alguna de devolución de cantidades.
La Comunidad optó entonces "por proteger a los consumidores abriendo un expediente de inspección", que acabó en un informe de 12 diciembre de 2013, con una propuesta de apertura de expediente sancionador, que fue incoado a Diviertt el 13 de enero de 2014.
"Obviamente el expediente de multa fue abierto pero no por la denuncia de Facua, sino de oficio por la Dirección General y a consecuencia de las 400 reclamaciones presentadas ante ella, no las 6.000 de las redes sociales", han aclarado las mismas fuentes regionales. El hecho imputado en el expediente fue estrictamente la no devolución del precio de las entradas a 402 reclamantes.
El cálculo de la multa se centró en el importe no devuelto, esto es, 16.000 euros, a razón de 40 euros de precio medio por entrada (400 entradas, cuatro de ellas devueltas). La resolución de multa fue el 25 de julio de 2014, notificada a la empresa y a los 400 reclamantes. No ha sido recurrida en vía administrativa, por lo que ya se ha iniciado el procedimiento de gestión del cobro.
Las mismas fuentes autonómicas han puntualizado que la sanción de la Comunidad "no declina las responsabilidades de la empresa, que deberá responder ante los juzgados de la devolución del precio de las entradas a los consumidores que así lo reclamen".