Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Condenada a tres años y tres meses de cárcel por arrojar a su marido por el balcón en Martos (Jaén)

La Sección Segunda de la Audiencia de Jaén ha condenado a tres años y tres meses de cárcel a una mujer Inna B. por arrojar a su marido por el balcón en Martos (Jaén).
La pena impuesta ha sido fruto del acuerdo alcanzado entre el Ministerio Fiscal y la defensa una vez que la fiscal ha rebajado su petición de pena inicial de diez años de prisión a tres años y tres meses. El acuerdo reconoce como atenuante el que la acusada se encontrara bajo los efectos de las drogas y el alcohol cuando ocurrieron los hechos.
La acusada ha reconocido los hechos y se ha mostrado conforme con la pena solicitada, con lo que se ha evitado la declaración de testigos y peritos.
En concreto, la condena que se le impone conlleva dos años y seis meses por un delito de homicidio en grado de tentativa, nueve meses y un día por el delito de quebrantamiento de condena y 57 días de trabajo en beneficio de la comunidad por el delito de maltrato en el ámbito familiar. Además, la acusada ha aceptado indemnizar al que fuera su marido en 8.250 euros.
Los hechos, según recogía el escrito de calificación provisional del Ministerio Fiscal, sucedieron el 23 de marzo de 2014 cuando la acusada se presentó en el domicilio familiar en el que se encontraba su marido junto con la hija menor de edad que ambos tenían en común.
El día que ocurrieron los hechos Inna B. tenía prohibido por sentencia judicial acercarse o comunicarse con su marido. Acababa de salir de prisión por una condena por un delito de maltrato habitual y cuatro delitos de maltrato en el ámbito familiar. Pese a ello decidió acudir al domicilio familiar.
El fiscal recoge que durante esa tarde, los dos "estuvieron dialogando sin incidente alguno". Sin embargo, sobre las 3,00 horas de la madrugada del siguiente día cuando el marido se encontraba durmiendo en la salita, Inna B. "le despertó violentamente pidiéndole dinero".
Añade el relato de los hechos que "con intención de menoscabar la integridad física de su marido, la acusada empezó a propinarle golpes por distintas partes del cuerpo y, con un objeto punzante, le propinó un fuerte golpe en la mejilla derecha, para acto seguido comenzar a causar destrozos en los enseres domésticos, rompiendo muebles y cristales".
Continúa diciendo que de nada sirvieron los intentos de su pareja por tranquilizarla. En un momento dado, cuando el marido se encontraba en el balcón de la salita, la acusada, siempre según la versión del fiscal y que ella ha reconocido con su conformidad, le propinó dos patadas en el pecho que provocaron que "se precipitara por el balcón cayendo de espaldas a la calle desde una altura de 4,32 metros", siguiendo la acusada lanzado cristales y objetos contra la víctima cuando ya encontraba tendido en el suelo de la calle.
Como consecuencia de las lesiones, el marido precisó 126 días para recuperarse, de los que cuatro tuvo que permanecer ingresado en un centro hospitalario.
La abogada defensora, María González, en declaraciones a los periodistas ha señalado que su defendida, para la inicialmente pedía la libre absolución, se ha conformado con la pena por el "buen acuerdo" que ha ofrecido el Ministerio Fiscal y que "rebaja considerablemente" la pena de diez años que pedía Fiscalía.
La abogada ha recordado que su defendida lleva ya dos años en prisión preventiva por esta causa, tiempo que se le descontará de la condena global.
Asimismo, González ha dejado claro que su defendida ha aceptado su culpabilidad en virtud del acuerdo planteado por Fiscalía, pero ha reiterado que en ningún momento Inna B. ha reconocido haber arrojado a su marido por el balcón. "Ella no lo reconoce, pero no ha tenido más remedio ante la gravedad de la pena que le estaban solicitando", ha dicho María González.