Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Condenada a dos años de prisión por obligar a su hija a ejercer la prostitución en Navarra

La Sección Segunda de la Audiencia de Navarra ha condenado a dos años de prisión a una acusada que utilizó a su hija menor de edad para ejercer la prostitución.
Según la sentencia, que puede ser recurrida ante el Tribunal Supremo, le obligó a mantener contactos sexuales con otro acusado, que ha sido condenado a otros dos años de prisión como autor de un delito continuado de abusos sexuales.
La Audiencia ha privado a la madre de la patria potestad y, además, le ha impuesto la prohibición de acercamiento durante seis años, según ha informado el TSJN.
En la sentencia se da por probado que la madre de la menor durante los años 2009 a 2011 utilizó a su hija "en repetidas ocasiones" para ejercer la prostitución "obligándola a mantener contactos de naturaleza sexual" con el acusado.
Dichos encuentros, recoge el fallo judicial, tuvieron lugar en la localidad de Fitero "al menos en seis o siete ocasiones" tanto en el domicilio del acusado como en los baños de la gasolinera en donde el mismo trabajaba.
Los tocamientos se realizaban siempre en presencia de la madre de la menor, quien "se desnudaba por completo junto con la niña y la obligaba a dejarse tocar". La sentencia señala que en una de las ocasiones también estuvo presente otro hijo de 8 años, si bien el acusado no tuvo contacto alguno con este menor.
Tras realizar los encuentros sexuales, el procesado entregaba a la madre de la menor la cantidad de 40 euros por cada uno o bien le hacía recargas en el móvil.
Según indica la sentencia, la madre de la menor "como consecuencia de su falta de escolarización y analfabetismo, así como por desarraigo social, tenía limitada su capacidad de representarse y valorar con un preciso alcance el significado de sus actos y de cuestionarse sus consecuencias".
En la causa han sido juzgadas otras dos personas que han resultado absueltas. Se trata del padre y la tía de otras dos menores, y que son hermanos de la acusada, y que no ha sido probado que las utilizaran para ejercer la prostitución obligándolas a mantener contactos de naturaleza sexual.