Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Condenado a 7 años de cárcel por abusar de una anciana con Alzheimer en una residencia en la que estaba interna su madre

La sección quinta de la Audiencia Provincial de Valencia ha condenado a siete años de prisión a un hombre que abusó sexualmente de una anciana, de 73 años, aquejada de Alzheimer, en una residencia en la que también estaba ingresada su madre.
Según se desprende de la sentencia, facilitada por el Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana (TSJCV), los jueces condenan a este hombre por un delito de abuso sexual sobre una persona privada de sentido. Junto a la pena de prisión, se le impone un alejamiento de la víctima durante 15 años y el pago de una indemnización de 3.000 euros.
Los hechos se remontan a agosto de 2016. El condenado, sin antecedentes penales, aprovechó una de las visitas a su madre, ingresada en una residencia, para abusar de otra mujer que sufría alzheimer --demencia severa-- y carecía de capacidad para tomar decisiones en orden al mantenimiento de relaciones sexuales.
El tribunal condena al hombre en base a declaraciones de testigos y varias periciales. "Los elementos de prueba son de la entidad suficiente como para desvirtuar la presunción de inocencia que ampara al acusado y constituyen, sin duda, un elenco probatorio de cargo bastante para fundar la condena del mismo", sostiene.
Recoge que en el juicio declararon dos testigos que narraron los presuntos abusos y manifestaron que el condenado se hallaba habitualmente en la residencia. Se alertó a la policía de lo ocurrido y el día en que acudieron los agentes a la residencia, se hallaba el condenado, con lo que le explicaron los motivos por los que había sido denunciado y este reconoció lo que había hecho.
Los peritos mantuvieron que el deterioro de la mujer era perceptible a simple vista y que no era capaz tan siquiera de vestirse ni de elegir la ropa adecuada.