Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Condenado a dos años de prisión un hombre acusado de abusar de su sobrina con nueve años

La Sección Tercera de la Audiencia Provincial de Córdoba ha dictado una sentencia por la que condena a una pena de dos años de prisión a un hombre, acusado de un delito de abusos sexuales, supuestamente cometido sobre la sobrina de su mujer, de unos nueve años de edad, en la capital cordobesa.
Según recoge la resolución judicial, a la que ha tenido acceso Europa Press, los magistrados también condenan al procesado, natural de Ecuador, a una orden de alejamiento sobre la menor durante unos tres años y al pago de una indemnización de unos 3.000 euros, en favor de la niña, cuya representación en este caso ha sido ejercida por el abogado Roberto Fernández.
En concreto, se da por probado que los hechos ocurrieron en la tarde del día 9 de julio del año 2012, cuando el acusado, de unos 50 años de edad, presuntamente aprovechó que la niña se encontraba en su casa, después de que su mujer se había ido a trabajar.
De este modo, mientras su hija estaba en el dormitorio, él se acercó al sillón en el que la menor estaba viendo la televisión en el salón, momento en el que supuestamente le hizo tocamientos, según relatan los jueces.
Asimismo, en la sentencia se indica que el procesado, antes de que la menor saliera de su domicilio, "le advirtió que no contara lo ocurrido", al tiempo que se apunta que "la correspondencia" del relato de la niña, con lo que declaró en principio a sus padres y al psicólogo, "unida a la ausencia de móviles espurios", lleva a "conceder a su declaración crédito mayor que a la versión del acusado y de la hija de éste".
Cabe destacar que el Ministerio Público había solicitado para el acusado una pena de dos años y seis meses de prisión; la acusación particular pidió una pena de tres años de prisión, otros tantos de orden de alejamiento e indemnización de 3.000 euros, mientras que la defensa reclamó la absolución.