Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Condenado a 18 años el autor confeso del asesinato de su pareja en septiembre de 2013 en Caloca (Cantabria)

La Sección Tercera de la Audiencia Provincial de Cantabria ha condenado a 18 de cárcel al autor confeso del crimen de Caloca, Juan Carlos Pérez Vejo, que en septiembre de 2013 mató a su pareja en una pista forestal entre Caloca, en Pesaguero, y la localidad palentina de Casavegas y la dejó allí tirada.
El magistrado Agustín Alonso, que presidió el tribunal del jurado entre el 1 y el 5 de febrero, ha dictado sentencia el pasado lunes, día 15, basándose en el dictamente de los miembros del jurado, que declararon al acusado culpable de un delito de asesinato con el agravante de parentesco.
Este veredicto del jurado se alcanzó por mayoría y no por unanimidad ya que siete miembros creían que Juan Carlos Pérez Vejo cometió un asesinato cuando mató a María Cruz Gutiérrez en la pista forestal, mientras que otros dos consideraban los hechos un delito de homicidio.
A pesar de esas discrepancias, aprobaron por mayoría que el acusado mató a su pareja de "forma rápida, sorpresiva e inopinada, sacando un cuchillo escondido, buscando de propósito que ella no pudiera reaccionar o defenderse y para garantizar así que la mataba".
Con ese veredicto, la mayoría del jurado entendió que hubo alevosía en el crimen y, por lo tanto, que los hechos fueron un asesinato con el agravante de parentesco como solicitaban las acusaciones particular, que representa a la familia, y la popular, que ejerce el Gobierno de Cantabria al tratarse de un delito de violencia de género, y que reclamaban una pena de 20 años.
No obstante, la condena impuesta por la Audiencia en esta sentencia, contra la que cabe recurso, se ajusta a la solicitada por el Ministerio Fiscal y la defensa tras conocer que el veredicto del jurado era de asesinato y no de homicidio, como ellos calificaban los hechos y por los pedían inicialmente penas de 15 y 10 años (con el atenuante de drogadicción), respectivamente.