Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Condenado a dos años de cárcel un soldado por llamar a la base militar con un aviso falso de bomba

El Tribunal Supremo ha confirmado la condena de dos años de prisión impuesta en octubre del pasado año por el Tribunal Militar Territorial Primero contra un soldado destinado en la base militar de Bétera (Valencia) que llamó al cuartel con un aviso falso de bomba a modo de broma mientras celebraba una cena con otros miembros de la unidad.
Los hechos se produjeron el 30 de junio de 2011, cuando el cabo de guardia en la base militar de Bétera recibió primero una llamada de segundos cuyo autor colgó sin decir nada y que atribuyó a una broma de unos compañeros de unidad que esa noche habían organizado una cena en un restaurante de Valencia.
Minutos después, cogió el teléfono en una segunda llamada al Cuerpo de Guardia en la que el interlocutor se limitó a señalar. "Yo solo te digo que hemos puesto una bomba en Bétera", tras lo cual el denunciante colgó el teléfono. El cabo creyó reconocer en la amenaza la voz de uno de los soldados de la unidad.
SE MONTÓ EL OPERATIVO
Así se lo hizo saber a su sargento, quien le aconsejó activar el procedimiento a seguir en casos de denuncia por colocación de bomba y, por prudencia y atendiendo a la gravedad de los hechos, no dar el nombre de quien el creía el autor de una broma. También se dio cuenta al capitán del cuartel y a la unidad de la Guardia Civil, activándose todo el operativo previsto que constató la falsedad de la llamada.
Los hechos fueron investigados por el juez de instrucción, que constató que del teléfono del soldado sospechoso se realizaron las citadas llamadas, por lo que éste fue condenado a dos años prisión por una delito de falsa denuncia de artefacto explosivo en lugar militar.
El condenado recurrió en casación, si bien el alto tribunal concluye que, por un lado, ha concurrido prueba suficiente para conformar el hecho probado, y por otro, que aunque el autor de la llamada se limitó a hablar de una bomba "en Bétera", ello fue suficiente para entender que donde se había colocado el artefacto era la base militar.