Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Condenado un hombre a casi 27 años de cárcel por matar a cuchilladas a su pareja y al amigo de ésta en 2014

La Audiencia de Valladolid ha impuesto un total de veintiséis años y nueve meses de cárcel a un hombre que en la madrugada del 8 de abril de 2014 acribilló a cuchilladas a su pareja y al amigo de ésta tras encontrarles en la cama en el domicilio que compartía la pareja en Valladolid.
El fallo del magistrado que presidió el juicio con jurado, de conformidad con el veredicto emitido por éste, condena al acusado a una pena de catorce años y medio por el homicidio de su pareja, con los agravantes de parentesco y de abuso de superioridad y la atenuante de confesión, así como a otros doce años y tres meses más por el homicidio sobre el amigo de su pareja, según informaron a Europa Press fuentes jurídicas.
En concepto de responsabilidad civil, el condenado habrá de indemnizar con 100.000 euros a su hija menor y con otros 50.000 a cada uno de los otros tres hijos de ella fruto de otras relaciones anteriores, además de con otros 15.000 a la madre de la víctima, mientras que a los padres de la otra víctima habrá de abonar un total de 80.000 euros.
Como medida de seguridad, el fallo del tribunal priva al condenado de la patria potestad de su hija y le prohíbe acercarse a ella y a la madre de la fallecida por espacio de 24 años, el mismo periodo en el que no podrá residir en Valladolid.
Las acusaciones populares ejercidas por la Asociación Clara Campoamor y la Junta de Castilla y León habían pedido 15 años de cárcel por la muerte de la mujer, mientras que la primera de ambas solicitaba 12 por la muerte de su amigo. En el caso de la responsabilidad civil, Clara Campoamor pedía 400.000 euros para los hijos de la asesinada, a razón de 100.000 euros para cada uno, y otros 60.000 para su madre.
La defensa solicitaba 13 años por el homicidio de la mujer y 10 por el del amigo, al entender que el jurado consideró que en los hechos concurría la atenuante de confesión.
Durante el juicio, el procesado se presentó como un hombre absolutamente arrepentido y sin poder explicar los hechos registrados poco antes de las 05.30 horas del día de autos en el piso que compartía con su pareja y una hija de ambos, de 4 años.