Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Condenados a 36 y 32 años de cárcel dos hombres acusados de matar a dos gemelos en la Nochebuena de 2004 en Vallecas

La Sección 23 de la Audiencia Provincial de Madrid ha condenado a Joaquín E.J. y a Ricardo S.J., a 36 y 32 años de cárcel, respectivamente, por el doble asesinato ocurrido en la bodega 'El Altozano' en el barrio de Puente de Vallecas en la Nochebuena de 2004, ha informado el Tribunal Superior de Justicia de Madrid en un comunicado.
El Jurado Popular que siguió el juicio emitió un veredicto de culpabilidad respecto a ellos y de absolución favorable a la tercera acusada, Alicia J.M.
El Jurado considera probado que sobre las 00.30 horas del 24 de diciembre de 2004, el procesado Joaquín E. J. salió de la bodega 'El Altozano', junto con el ya condenado por estos hechos, su suegro, Jeromo S.M., en compañía de los hermanos gemelos Esteban y José María López Martínez, con los que llevaban un rato hablando.
Les esperaba en la salida, el también acusado Ricardo S.J, hijo de Jeromo. Ya en la calle, entre ellos se originó una violenta discusión durante la cual Jeromo y Joaquín golpearon repetidamente en la cabeza a José María hasta hacerle caer al suelo.
Acto seguido, Ricardo abandonó el lugar para regresar de nuevo con un grupo de personas, entre las que se encontraba su madre, Alicia J.M.. Este grupo se unió a Joaquín y Jeromo y ,todos juntos, se abalanzaron contra el otro hermano gemelo, Esteban L. M. Le rodearon, le increparon, le insultaron, le golpearon hasta que uno de ellos, sin que se haya acreditado quién fue, le apuñaló a la altura del corazón con un arma blanca. La víctima murió a causa de la agresión.
A continuación, el hermano del fallecido se levantó del suelo con la intención de socorrer a su hermano pero, igualmente, fue rodeado automáticamente por el grupo de agresores, y mientras Jeromo y Joaquín le inmovilizaron asiéndole cada uno por un brazo, Ricardo S.J. le apuñaló a la altura del corazón, causándole la muerte.
En el momento de ser apuñalados, los hermanos Esteban y José María se hallaban profundamente afectados por la ingesta de bebidas alcohólicas, lo que permitió a los acusados ejecutar su ataque sin encontrar apenas resistencia.