Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Condenan a 22 años de cárcel a un hombre que asesinó a su pareja con alevosía y ensañamiento

Constata que Francisco Javier M.N. atacó de noche y forma "inesperada" a su pareja, sin que ésta tuviera "posibilidad de defenderse"
La Audiencia Provincial de Álava ha condenado a 22 años y seis meses de cárcel a Francisco Javier M.N. por el asesinato con alevosía y ensañamiento de su pareja, Amagoia Elezkano, a la que acuchilló hasta la muerte el 23 de mayo en su domicilio familiar de Llodio. El tribunal considera probado que atacó de noche y forma "inesperada" a la joven, sin que ésta tuviera "posibilidad de defenderse".
La sentencia, que puede ser recurrida ante el Tribunal Superior de Justicia del País Vasco, considera que en el asesinato concurrió la circunstancias agravante de parentesco, aunque ha estimado la circunstancia atenuante de confesión, dado que el condenado reconoció los hechos ante la Ertzaintza.
Francisco Javier M.N. no podrá comunicarse por medio alguno con los padres y hermanos de Amagoia Elezkano ni acudir al término municipal de Orozko (Vizcaya), de donde era natural la joven asesinada, durante 32 años y seis meses.
Además, la Audiencia Provincial le ha retirado la patria potestad sobre el hijo fruto de su relación con su pareja. Asimismo, deberá abonar una indemnización de 300.000 euros a su hijo y de otros 100.000 euros para los padres de Amagoia Elezkano.
El tribunal considera probado que Francisco Javier M.N., de 49 años, acabó con la vida de Amagoia Elezkano, a la que dio 42 puñaladas con un cuchillo de cocina, en la madrugada del 23 de mayo de 2013. El crimen se produjo en el domicilio familiar, en la localidad de Llodio (Álava), donde ambos residían con su hijo, de 18 meses. Después de matar a la joven, el asesino llamó a su hermana y le confesó lo ocurrido, tras lo que ésta avisó a la Ertzaintza del crimen.
La sentencia señala que entre las 2.00 y las 3.00 horas de aquel día, Francisco Javier M.N. cogió de la cocina un cuchillo de 17 centímetros de hoja y se dirigió al dormitorio principal, donde se hallaba Amagoia Elezkano. Allí --continúa la sentencia-- "la apuñaló con intención de matarla", aunque la joven "tratando de huir, salió de la habitación y se dirigió hacia la entrada de la vivienda".
HEMORRAGIA AGUDA
El relato de los hechos señala que el asesino la siguió hasta allí y que asestó nuevas puñaladas a la mujer, que falleció finalmente por hemorragia aguda. El tribunal considera probado que Amagoia Elezkano se encontraba tumbada y dormida en la cama cuando recibió las primeras cuchilladas, por lo que "no pudo defenderse del ataque", que fue "inesperado e imprevisto, en horas nocturnas y sin más presencia que la del hijo común de año y medio de edad", por lo que Amagoia Elezkano "no tuvo posibilidad de defenderse".
La sentencia destaca que Francisco Javier "se aprovechó conscientemente de la situación de la víctima y de las condiciones existentes para llevar a cabo su propósito de matarla".
En su declaración en la vista oral, el ahora condenado aseguró que la agresión se produjo tras una discusión iniciada por la decisión de Amagoia Elezkano de acabar con la relación. Francisco Javier M.N. afirmó que la joven le había comentado una semana antes de los hechos que iba a abandonarlo porque se había "enamorado" de otra persona.