Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Condenan a un matrimonio por agredir a un taxista al que la mujer pretendía inculpar de violación

La Audiencia Provincial de Málaga ha desestimado el recursos de apelación interpuesto por un matrimonio que fue condenado al pago de una multa por agredir a un taxista, al cual la mujer intentó inculpar de violación.
Los hechos tuvieron lugar en febrero de 2011, cuando, según la sentencia a la que ha tenido acceso a Europa Press, la mujer cogió un taxi para que la llevase a su domicilio, ubicado en Mijas (Málaga). Una vez allí, le dijo al conductor que no tenía dinero para abonar el servicio y que iba un momento a su casa para cogerlo.
La chica invitó al taxista a que la acompañara a casa y, aunque al principio éste se negó, finalmente accedió a ir a la vivienda. Al entrar a al inmueble, continúa el escrito, la mujer cerró la puerta de entrada y llamó a alguien por teléfono para decirle que "la estaban intentando violar".
Ante ello, el hombre decidió marcharse de la casa, y, al encontrarse la puerta de entrada cerrada, tuvo que salir por una ventana de la cocina. Mientras intentaba marcharse, la chica "no cesaba de arañarle y agarrarle para impedirle que se fuera", pudiendo, finalmente, saltar al exterior.
Ya fuera del domicilio, el taxista llamó a la Guardia Civil y esperó a la patrulla en la calle, momento en el que apareció el marido de la mujer, quien se dirigió a él y "le golpeó en la cabeza provocando que a su vez se diera con el vehículo y le agredió en diversas partes del cuerpo".
El agredido intentó huir en su coche "a toda prisa", pero se estrelló, provocando desperfectos en el vehículo valorados en 1.530 euros. Tras la llegada de la Benemérita y como su vehículo se encontraba inutilizado para la circulación, el taxista decidió esperar, junto al vigilante de seguridad de la urbanización, la llegada de la grúa; apareciendo nuevamente el esposo de la chica, quien le amenazó diciéndole "sé dónde vives y dónde trabajas, y voy a por ti".
Por tales hechos, la mujer fue condenada como autora de una falta de lesiones al pago de una multa de 450 euros, teniendo también que abonar al denunciante, conjunta y solidariamente con su marido, 250 euros por las lesiones causadas.
No obstante, los condenados presentaron un recurso de apelación contra la sentencia del Juzgado de Instrucción número dos de Fuengirola, el cual ha sido desestimado por la Audiencia Provincial de Málaga. Únicamente deja sin efecto la indemnización por daños en el vehículo del denunciante por valor de 1.530 euros que debían abonar al denunciante "al no estimarse proceder de acción alguna imputable a los denunciados".